Público
Público

La Fiscalía pide 35 años para la etarra López Resina por dos atentados de 1993

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía ha pedido hoy, en dos juicios celebrados en la Audiencia Nacional, un total de 35 años de prisión para la etarra Dolores López Resina por colocar un coche bomba en la estación de Sants y por intentar atentar contra un militar en Barcelona en 1993.

El fiscal Ignacio Gordillo ha elevado a definitivas sus conclusiones por los hechos enjuiciados en ambas vistas, considerando responsable a López como autora material y como autora directa, respectivamente.

En el primer juicio, por la colocación de un coche bomba en la estación de Sants el 28 de octubre de 1993, el fiscal ha acusado a López de un delito de utilización ilegítima de un vehículo de motor, otro de sustitución de matrícula y un tercero de terrorismo.

Por estos tres delitos, el representante del Ministerio Público ha pedido para la acusada cinco y cuatro años de prisión menor, por los dos primeros, y diez de prisión mayor, por el tercero, así como el pago de los daños materiales producidos por la explosión.

En la vista contra López por el intento de asesinar a un militar en la calle Tenor Masini de Barcelona el 20 de diciembre de 1993 con un coche robado y cargado de explosivos, el fiscal ha acusado a la etarra de un delito de uso ilegítimo de un vehículo, otro delito de sustitución de matrícula y un tercero de atentado en grado de tentativa.

Por estos tres delitos, Gordillo ha pedido para López seis meses de arresto mayor, cinco años de prisión menor y once años de prisión mayor, respectivamente, una multa de seis mil euros y la prohibición de acercarse a las víctimas durante seis años.

En las vistas han declarado, en calidad de testigos, dos supuestos miembros del comando "Barcelona": Felipe San Epifanio, actualmente en prisión por estos hechos, y Rosario Ezquerra, que también fue condenada por ambos y que ha reiterado hoy no conocer a López y no recordar lo sucedido en sus declaraciones en comisaría.

Tanto Epifanio como Ezquerra han negado en la sala las declaraciones que realizaron ante la Policía y la Guardia Civil y han afirmado que las realizaron "bajo tortura".

El fiscal ha renunciado a la testifical de Gregorio Vicario, miembro del comando "Barcelona" condenado por estos hechos en noviembre de 2006, al encontrarse en Francia actualmente.

La defensa de López ha pedido su absolución en las dos vistas y, aunque no ha elaborado informe jurídico por deseo de su representada, ha señalado que la "única prueba" de la Fiscalía en ambos casos es la declaración de los coimputados, realizadas "bajo malos tratos y torturas" y negadas en vista oral.

La acusada se ha negado a declarar en ambos juicios, interrumpiendo a la presidenta de la sala, Ángela Murillo, para reconocerse catalana y militante de ETA y pronunciar vítores por Euskadi y Cataluña libres.