Publicado: 01.11.2013 18:17 |Actualizado: 01.11.2013 18:17

Fitch mejora la perspectiva de España, que deja de ser negativa

La agencia de calificación crediticia confirma el rating 'BBB' de España, dos peldaños por encima del 'bono basura', y pasa a ser "estable"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Mariano Rajoy dormirá bien este fin de semana. Fitch, una de las tres agencias de rating que controlan el mercado, decidió este viernes elevar la calificación del bono español, al que otorgó la calificación de BBB y revisó al alza su perspectiva, que deja de ser negativa para ser estable.

A la hora de tomar su decisión, la entidad ha valorado el saneamiento del sistema bancario, los progresos en la consolidación fiscal y la aplicación de lo que el Gobierno llamar reformas estructurales. Fitch, que hace tiempo rebajó el bono español y lo dejó sólo un peldaño por encima del bono basura, anunció su decisión justo el mismo día en que el bono español cierra por debajo del 4% de interés por primera vez desde 2010. Precisamente este viernes, el diario The New York Times destacaba en un artículo que "a pesar de los numerosos nubarrones",  la economía española comienza a ganar "creyentes". "Lo que es realmente destacable es que de repente España está de moda, cuando hasta hace poco olía a gato encerrado para los inversores", asegura el diario. 

En este sentido, el artículo del rotativo neoyorquino señala que la inversión de Bill Gates y el anuncio por parte del Banco de España, práctiamente al mismo tiempo, de que España volvió a crecer en el tercer trimestre "parecieron confirmar lo que muchos ejecutivos y el Gobierno de Mario Rajoy venían reclamando desde hace meses: que España merece tener de nuevo un lugar bajo el sol".

Y eso es lo que ha debido pensar Fitch, la primera agencia de rating —posiblemente no tarden en seguirle Moody's y Standard s and Poor's— que mejora las perspectivas sobre la deuda española.  La decisión llegan en el final de una semana en la que el Gobierno no ha dejado de presumir de que los inversores están volviendo a confiar en el país. La calificadora de riesgos destacó que España ha mejorado su historial de políticas aplicadas en el periodo 2012-2013 y ha logrado reducir el déficit en 2,5 puntos porcentuales a pesar de las dificultades, al mismo tiempo que las autoridades acometían significativas reformas del mercado laboral, el sistema de pensiones y el sector financiero, recortes que Fitcha alaba casi sin medida.

"El ritmo de las reformas probablemente se ralentizará en 2014-15 a medida que las presiones externas se alivien y se vislumbren las elecciones de 2015, aunque los esfuerzos realizados hasta la fecha deberían colocar a la economía sobre una base más segura", indicó la agencia.

Asimismo, Fitch dijo haber tenido en cuenta en su decisión los progresos cosechados en la reestructuración del sector bancario desde 2012, así como el ajuste de la balanza de pagos española a un ritmo mayor del previsto, reflejando la fortaleza de las exportaciones y las ganancias en competitividad de la economía española, que podría registrar un superávit corriente del 1,2% en 2013.

Por otro lado, Fitch subrayó la mejoría en las condiciones de financiación de España, lo que ha permitido al país un sustancial ahorro en el pago de intereses e incluso el hito de completar cn éxito una emisión de un bono con vencimiento a 30 años. Además, los analistas de la agencia destacan que el país haya logrado emerger de la recesión antes de lo previsto, aunque anticipan que el crecimiento del PIB aún será muy débil el próximo año, con una expansión prevista del 0,5%. "Los ratings de España son inferiores a los de otras grandes economías avanzadas reflejando los grandes riesgos para la solvencia que suponen los ajustes económico financiero en el seno de la eurozona", apuntó la agencia, que considera que las perspectivas de crecimiento a medio plazo son débiles, puesto que todos los sectores permanecen muy endeudados y el desempleo es excepcionalmente alto.

En este sentido, Fitch prevé que el déficit presupuestario del Gobierno concluya 2013 en el 7% del PIB, incluyendo las ayudas a la banca, mientras que la deuda pública ha escalado 11 puntos porcentuales desde 2008. "Aunque las dinámicas de deuda de España continúan siendo sensibles a las sacudidas, su grado de inversión refleja la opinión de Fitch de que el emisor soberano cuenta con un modesto margen fiscal", indicó la agencia, que cree que la eliminación estructural del déficit "llevará años" a pesar del firme compromiso del Gobierno.

De este modo, Fitch indicó que la perspectiva estable asignada a la calificación soberana de España refleja un equilibrio entre los riesgos al alza y a la baja. A este respecto, la agencia advirtió de que podría rebajar el rating si España no logra reconducir hacia una senda bajista a medio plazo su ratio de deuda pública respecto al PIB o si la economía registra una evolución más débil que perjudique el proceso de consolidación fiscal y erosione la calidad de los activos de los bancosa.