Público
Público

Fitch no rebaja la nota a España pero sigue viendo "grandes riesgos" en su solvencia

La agencia de calificación mantiene la nota 'BBB' con perspectiva negativa porque el país aún mantiene su deuda pública por debajo del 100% del PIB

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings confirmó este vierne la calificación 'BBB' de la deuda soberana de España a largo plazo, aunque mantuvo su perspectiva en 'negativa', según informó la agencia en un comunicado. El 'aprobado' (BBB) de la agencia de calificación viene porque esta cree que el país seguirá teniendo acceso al mercado y en última instancia, si lo requiere, puede pedir ayuda europea.

En un comunicado Fitch explica que ha decidido mantener la nota de España en parte porque sus previsiones recogen que la deuda pública seguirá por debajo del 100% del PIB pese al asumido cierto desvío de los objetivos fiscales y a que el país continuará durante 2013 en una 'profunda recesión'. Fitch prevé que la deuda pública alcanzará su punto máximo en 2014-15 alrededor del 96 % del PIB y a partir de ahí irá disminuyendo de forma gradual. Todo ello, aclara, suponiendo que no haya elecciones antes de 2015, el Gobierno mantendrá su política actual y no haya una crisis institucional en España.

En este sentido, explica que mantener el rating de España en grado de inversión refleja además que España tiene aún cierto margen de maniobra en materia fiscal, pero 'significativamente reducido', aunque agrega que estos previsiones de deuda son sensibles a posibles 'shocks'.

'·Llevará varios años más eliminar el déficit fiscal en términos estructurales', dice la agencia de calificación

'El compromiso de la autoridades para reducir el endeudamiento público es fuerte, pero llevará varios años más eliminar el déficit fiscal en términos estructurales', mientras que el sector privado seguirá endeudado, las perspectivas de crecimiento económico son 'inciertas' y el paro, 'excepcionalmente alto'. Fitch también destaca que el ajuste de la balanza de pagos de España se está produciendo a un ritmo más rápido del esperado, lo que refleja en parte las fuertes exportaciones y la mejora de la competitividad.

Asimismo, destaca que España ha demostrado su resistencia y flexibilidad financiera durante la crisis, y que el plazo medio de su deuda pública sigue siendo mayor que otros países con ratings similares pese a haberse reducido.

Sin embargo, Fitch mantiene a España en perspectiva negativa porque teme, entre otras razones, que la recesión sea más profunda y larga de lo previsto y ello socave el esfuerzo de consolidación fiscal. Añade que el rating de España es menor que el de otras grandes economías avanzadas debido a los 'relativamente grandes riesgos' para su solvencia que representa su ajuste económico y financiero dentro de la eurozona.

También le preocupa a Fitch que los niveles de deuda pública no sigan una trayectoria descendente clara en el medio plazo y haya un deterioro continuado de las condiciones de financiación fiscal si la crisis en la zona del euro se intensifica. Todo ello se reflejaría en un endurecimiento de las condiciones crediticias del sector privado, lo que dificultaría que fluya el crédito y agravaría la recesión.

Por el contrario, la agencia argumenta que su perspectiva sobre España dejaría de ser negativa si se da una recuperación económica sostenida que estabilice el mercado de trabajo y ayude a consolidar las cuentas públicas. Añade que contribuiría también a ser más optimista con el país si se dan nuevas mejoras en la competitividad internacional de España y si se implementan reformas que fomenten el crecimiento.