Público
Público

Florida se lanza a la caza de las pitones

Las autoridades pretenden erradicar las más de 100.000 serpientes de origen asiático que han invadido los pantanos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La invasión de pitones birmanas aumenta cada vez más en Florida, hasta tal punto que los científicos temen que los reptiles avancen hacia otras zonas del sureste de EEUU. La proliferación de serpientes del sureste asiático, compradas como mascotas y después abandonadas por sus propietarios, preocupa a las autoridades. El senador demócrata Bill Nelson ha solicitado la autorización del secretario de Interior, Ken Salazar, para que agentes de la policía y voluntarios capturen o maten a las pitones que ya han invadido el parque nacional de los Everglades.

La propuesta consiste en organizar cacerías para terminar con estos reptiles. Ya se ha lanzado un programa piloto de concesión de permisos de caza a siete expertos, que podrían aumentar hasta 10 en las próximas semanas, y no se descarta que en el futuro se amplíe la autorización a mayor número de cazadores.

Nelson estima que más de 100.000 pitones se han adaptado a los pantanos floridanos. El senador comentó a la prensa que las serpientes invasoras “amenazan a especies en peligro de extinción y también a los turistas”. La gota que colmó el vaso fue una pitón que escapó de su jaula durante la noche, accedió al dormitorio de una niña de dos años y la mató al enroscarse en su cuerpo y morder su cabeza. El dueño de la mascota apuñaló al reptil, pero ya era tarde.

La Comisión para la Conservación de la Flora, la Fauna y la Pesca en Florida comentó a Público que las pitones “se han convertido en un serio problema” al adaptarse a las condiciones de los Everglades y reproducirse en las áreas silvestres donde no tienen depredadores naturales. “Son una significativa amenaza para las especies nativas”, añadió esta fuente. Las pitones pueden alcanzar más de cinco metros, viven unos 30 años y se alimentan de aves y pequeños animales.

El senador de Florida presentó el pasado febrero un proyecto de ley en el Congreso para prohibir la importación y el comercio interestatal de los reptiles. Ahora se analizan varias propuestas, entre ellas la cacería organizada. Pero Nelson puntualizó: “No se abrirá el parque nacional para una cacería per se”. “Tenemos que hacer todo lo posible para proteger a la pantera de Florida y otras especies”, agregó, indicando que el Servicio de Parques de EEUU debe aprobar una persecución supervisada por funcionarios del parque.

Expansión imparable

Frank Mazzotti, profesor de la Universidad de Florida, señaló en un reciente estudio que las pitones han creado sus colonias en lugares donde viven los cocodrilos, sobre todo en el norte de Florida y también en Georgia y Louisiana. En los dos últimos años se han capturado 418 pitones, más del doble de las que fueron atrapadas entre 2002 y 2005, señala Mazzotti. El reptil más grande encontrado medía cinco metros y pesaba unos 70 kilos. “Las hembras pueden guardar reservas de esperma. Una pitón de 50 kilos puede producir entre 60 y 80 huevos al año”, dijo. Una hembra capturada estaba gestando 85 huevos.

Mazzotti explicó que estos reptiles no sólo son capaces de sobrevivir en cualquier lugar de Florida, sino que también se desplazan a grandes distancias. “Son fantásticas nadadoras”, señaló. Para profundizar en su estudio, el científico floridano colocó transmisores en varias pitones, que poco después de su liberación fueron detectadas a más de 60 kilómetros de distancia.

La Comisión para la Conservación de Flora, Fauna y Pesca en Florida (FWC) ha otorgado licencias de caza de pitones a siete expertos.

No pueden emplear armas de fuego, sino sólo trampas, cepos y cuchillos.

No reciben pago por sus capturas, pero pueden comerciar con la piel y la carne.

Están obligados a registrar ciertos datos para el seguimiento científico de la caza.

El programa piloto durará hasta el 31 de octubre, fecha en que se evaluará el resultado de cara a próximos pasos.

La web de la FWC registra ya cinco pitones capturadas.