Público
Público

La flota japonesa cazará ballenas jorobadas por primera vez desde 1963

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La flota ballenera japonesa partió hoy del puerto de Shimonoseki, en el oeste del país, con dirección al Pacífico Sur, donde cazará 50 ballenas jorobadas y pondrá fin a la moratoria que ha protegido a estos animales desde 1963.

En un contexto de escepticismo internacional, Japón inició hoy su vigésimoprimera expedición ballenera a cargo del Instituto de Investigación de Cetáceos, que comenzó sus campañas de estudio de estos animales en 1987.

Según la agencia japonesa Kyodo, durante esta campaña, que durará hasta mediados del próximo mes de abril, el equipo ballenero, formado por una tripulación de 240 personas, planea cazar 850 ballenas mink, medio centenar de ballenas fin y otras 50 ballenas jorobadas.

La flota que parte hoy esta compuesta por cuatro barcos liderados por el Nissin Maru, de 8.044 toneladas, y otros dos barcos de observación que comenzaron su singladura desde el norte de Japón el pasado miércoles.

En lo que Japón presenta como un estudio sobre la edad de estos cetáceos y una recopilación de datos sobre su modo de vida y el contenido de sus estómagos, la flota nipona dará caza a ejemplares de ballena jorobada por primera vez desde 1963, fecha en la que esta especie quedó protegida por una moratoria internacional.

Las ballenas jorobadas son una de las especies favoritas de los amantes de las ballenas por su cuerpo característico y su comportamiento juguetón.

La carne obtenida durante la expedición se venderá en el mercado japonés y los ingresos se reinvertirán en futuras campañas balleneras.

El líder del equipo ballenero, Hajima Ishikawa, dijo a la agencia Kyodo durante la ceremonia de partida que aunque su quehacer es objeto de campañas de bloqueo malintencionadas por parte de grupos ecologistas, la empresa debe continuar en el futuro.

La organización ecologista Greenpeace reaccionó con la emisión de un comunicado en el que apunta que el programa ballenero japonés no es ciencia y pide que se interrumpa.

Las ballenas jorobadas han estado protegidas desde 1963, excepto por el pequeño número de ballenas cazadas por en sistema de subsistencia de países con larga tradición ballenera.

Groenlandia y el país caribeño de San Vicente y las Granadinas cazaron una ballena jorobada cada uno, en unas capturas comprendidas dentro de un programa de caza de subsistencia.

Las 50 ballenas jorobadas que atrapará la flota japonesa en el Pacífico Sur se comprenden dentro del programa de caza científica JARPA II, según la Comisión Ballenera Internacional (CBI).

El objetivo de este plan, según lo detalla en su página web la CBI, es supervisar el ecosistema antártico, modelar la competencia entre las diferentes especies de ballenas, observar los cambios en la estructura de las poblaciones y mejorar la gestión de las poblaciones de ballenas mink.

La ballena jorobada, también conocida como yubarta, es un cetáceo que mide 16 metros de largo y 40 toneladas de peso, aunque pude llegar a los 20 metros, que habita en las zonas costeras y tiene unas aletas pectorales especialmente largas.

Esta especie es una de la especies más observadas por los turistas que contratan empresas de avistamiento de ballenas en todo el mundo, una industria que genera millones de euros (o dólares) cada año.

La empresa ballenera japonesa ha levantado una fuerte oposición recientemente en Australia, cerca de cuyas costas tendrá lugar la caza de ballenas de las flota japonesa.

El gobierno australiano ha llegado a lanzar una campaña en Youtube contra la industria ballenera japonesa, en un vídeo dirigido a los niños nipones en el que se observan cetáceos en alta mar.