Público
Público

El FMI avisa de que "se agota" el tiempo para la banca europea

Cifra en 300.000 millones sus riesgos por la crisis de la deuda de los países periféricos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En línea con el pesimismo imperante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) dibujó ayer un negro panorama a la situación de la banca internacional, vapuleada en las últimas semanas por la crisis de la deuda en Europa. El organismo ve de nuevo al sistema financiero cerca del 'colapso' y urge a las autoridades bancarias a actuar para evitar lo que podría ser la segunda vuelta de una crisis financiera. En opinión del español José Viñals, director de Asuntos Monetarios y Mercados de Capitales de la institución, 'las autoridades políticas en las economías avanzadas aún no han logrado un respaldo político amplio para afianzar lo suficiente la estabilidad macrofinanciera' y, por ello, 'los mercados han empezado a cuestionar la capacidad de dichas autoridades para tomar las medidas necesarias'. 'El tiempo se agota', advirtió el responsable del FMI.

Esta es la segunda interpelación política que el FMI hace en apenas dos días a la clase dirigente europea, que hasta ahora ha ofrecido un espectáculo de desconcierto y a la que el organismo acusa directamente de los riesgos de caer en una segunda recesión.

El BCE anunció ayer que admite deuda no cotizada como garantía

El departamento dirigido por el exsubgobernador del Banco de España pone cifras a esta incertidumbre que se ha generado sobre la capacidad de los países de hacer frente a su deuda, midiendo el coste de los seguros de impago, conocidos por sus siglas en inglés CDS, y las pérdidas que han generado a los bancos más expuestos a la deuda de los periféricos. Según sus cálculos, las pérdidas potenciales por los bonos griegos suponen casi 60.000 millones de euros. A estos hay que sumar otros 20.000 millones causados por la presión sobre la deuda lusa e irlandesa y otros 120.000 millones por las repercusiones en los bonos españoles, belgas e italianos. De este grupo es la presión sobre la deuda italiana la que más coste acarrea (71.000 millones de euros), mientras que a España se le imputan 44.000 millones de euros. En total 200.000 millones de euros en potenciales pérdidas causadas por estas tensiones a las que el organismo suma el riesgo añadido que suponen los préstamos interbancarios en las circunstancias actuales: otros 100.000 millones de euros.

Para facilitar que la liquidez fluya a los bancos, el Banco Central Europeo (BCE), anunció ayer que admitiría como garantía instrumentos de deuda que no estuvieran cotizados en mercados secundarios siempre que no supongan más del 5% del total de la garantía presentada. Los bancos podrán presentar así todo tipo de deudas que tengan en cartera.Viñals precisó que es posible que 'algunos bancos necesiten más capital' y que 'los más débiles tengan que ser reestructurados o sometidos a un proceso de liquidación'.

Ayer, Moody's bajó el rating a Bank of America, Wells Fargo y Citigroup, por considerar difícil que reciban más ayudas públicas. 'La rebaja es resultado de un descenso de la posibilidad de que el Gobierno vaya a apoyar a los bancos en caso de que lo necesiten', señaló la agencia de calificación.