Público
Público

El FMI creará un 'bazuca' de 500.000 millones por si Europa se derrumba

La parálisis de la zona del euro y el riesgo sistémico por la crisis de deuda hacen que el Fondo se prepare para rescatar directamente países. Estarían incluidos 200.000 millones a los que se comprometió Europa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Si usted tiene un bazuca y la gente sabe que lo tiene, es probable que no tenga necesidad de utilizarlo'. Henry Paulson, exsecretario del Tesoro de Estados Unidos, explicaba así en agosto de 2008 ante el Congreso de su país la teoría de por qué, cuando todo el mercado sabe que estás listo para intervenir (refiriéndose en aquel momento a la autorización para rescatar a Fannie Mae y Freddie Mac), te castiga menos porque percibe un menor riesgo.

Europa no tiene ni bazuca ni demuestra intención de crearlo, todo lo contrario, no hace más que poner palos en la rueda de cualquier mecanismo que sirva para ayudar a los Estados. La crisis de deuda soberana se ha convertido en un riesgo para la estabilidad mundial. Por eso el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido incrementar en 500.000 millones de dólares (392.767 millones de euros) su capacidad para prestar (actualmente de 385.000 millones de dólares, 303.000 millones de euros), según hizo público ayer el organismo después de que un portavoz se refiriese a la probabilidad de que los fondos para préstamos se incrementen hasta alcanzar un billón en los próximos años. En esa cantidad estarían incluidos los 200.000 millones de euros que Europa se comprometió a aportar el pasado 9 de diciembre.

El FMI cuenta ahora con capacidad de prestar 385.000 millones de dólares

El FMI le dice al mundo que está dispuesto a intervenir, a rescatar a países de la moneda única para que no arrastren al resto como hizo Lehman con su caída. Pero al mismo tiempo saca los colores a la incapacidad europea de salvar a sus países, porque a los únicos que ayuda Europa es a los bancos. El Banco Central Europeo (BCE) les da sólo a ellos dinero de forma ilimitada y a bajo precio y se niega a que se dé licencia bancaria al Fondo de Estabilidad (EFSF), el instrumento para ayudar a los Estados, para que también pueda acudir a la barra libre a por dinero barato. También se niega a prestar dinero al FMI para que este se lo preste al Fondo, porque lo considera un atajo para saltarse la ley que prohíbe al BCE ser prestamista de los países. 'Tiene mucha gracia que se hable de atajo cuando el BCE está permitiendo que la banca se recapitalice con bonos públicos gracias a la diferencia entre lo que les cuesta el dinero (1%) y la rentabilidad que exigen a las deudas públicas', comenta José García Montalvo, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra.

A pesar de la ayuda, la banca hace acopio de liquidez, bloquea ingentes cantidades de dinero del que le presta el BCE en lugar de ayudar a la economía real. Ayer, el depósito del BCE donde están dejando aparcado el dinero las entidades, volvió a alcanzar una cifra récord de 528.184 millones de euros. Está sensiblemente por encima de los 489.190 millones que el BCE prestó a los bancos el 21 de diciembre con un plazo histórico de devolución de tres años. Es decir, la banca, no sólo coge todo lo que le dan sino que sigue sacando dinero del circuito de la economía real para curar sus balances de las inversiones de riesgo que tiene aún (títulos ligados a hipotecas subprime en el caso de la banca francesa y suelo y ladrillo en el de la banca española).

La banca europea bloquea ya 528.184 millones de euros en el BCE

Como así no se solucionan los problemas de Europa, que está volviendo a la recesión porque la única receta que sabe aplicar es austeridad pública en un mundo sin crédito para que tire de la economía el sector privado; como esa situación no genera impuestos y cuestiona por tanto el pago de las crecientes deudas públicas, el FMI ha optado por crear 'una segunda red de garantía', como lo denomina José Carlos Díez, economista jefe de Intermoney. 'El FMI está viendo una probabilidad evidente de crisis sistémica global en Europa y está preparándose para ese evento porque así se lo exigen sus estatutos. ¿Puede imaginarse que un país de Europa pida dinero directamente al FMI sin pasar por el Fondo de Estabilidad europeo?', se pregunta José Carlos Díez. 'Eso es lo que se está cociendo ahora en Washington', añade.

Lo que ocurre es que el FMI es Europa pero también mucho más y en el debate sobre cómo incrementar los fondos para préstamos se ha cruzado la petición de países como China de tener un mayor peso decisorio en consonancia con cuánto se incremente su aportación. Si sólo el FMI está tras el rescate (en lugar de la troika actual), países como China tendrán un peso mucho mayor en las condiciones.