Público
Público

El FMI cree que la rebaja del déficit en España tiene que ser flexible

La institución monetaria considera que la alta tasa del paro española denota que el país "necesita más tiempo"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha asegurado hoy, coincidiendo con las deliberaciones de la Unión Europea de conceder eventualmente más tiempo a Madrid para reducir su déficit público, que España necesita más tiempo y deber ser más 'flexible' en el ritmo de ajuste fiscal dada la situación actual que vive el país.

'Creemos que dada la situación, con la tasa de desempleo actual del 25%, es necesario realizar una consolidación fiscal, pero no de carácter tan fuerte y de golpe como fue planeado en un principio', indicó Lagarde en una rueda de prensa en el marco de la reunión de primavera del FMI y el Banco Mundial (BM). 'España necesita más tiempo', agregó la directora gerente del Fondo, cuyos últimos cálculos prevén una contracción de 1,6% para la economía española en 2013 y una vuelta al crecimiento -el 0,7 % - en 2014.

En su informe de 'Vigilancia Fiscal', el organismo internacional afirmó que el déficit de España en 2012 fue del 10,3 %, debido principalmente al impacto del rescate financiero, y situó el de 2013 en un 6,6 %. El economista del FMI Philip Gerson, remarcó durante la presentación el martes del informe fiscal global que 'ya ha habido un gran ajuste en España en el 2012'. Gerson subrayó, además, que de cara al futuro es 'obvio' que España necesita seguir reduciendo su déficit 'pero necesita hacerlo a un ritmo gradual', que represente un equilibrio entre la necesidad de reducir la deuda y el déficit y ofrecer un respaldo activo a la economía.

El Fondo ha instado a los países desarrollados que se encuentran inmersos en un proceso de reducción del gasto público, especialmente en la zona euro, que eviten atenerse a los objetivos nominales de reducción del déficit y se marquen metas estructurales.

 

A finales de abril, las autoridades españolas remitirán a la Comisión Europea un programa actualizado de las reformas que tienen previsto realizar en los próximos tres años, así como las previsiones económicas revisadas. El ejecutivo de la UE utilizará los dos documentos para decidir si España puede tardar uno o dos años más, hasta 2015 ó 2016, para situar su déficit fiscal por debajo del límite máximo objetivo de la UE del 3% del Producto Interno Bruto.

España redujo su déficit público hasta el 7% del PIB el año pasado, incumpliendo el objetivo de un 6,3 por ciento. Para 2013, el objetivo actual es cerrar con un déficit del 4,5 por ciento del PIB.