Público
Público

El FMI da por segura la recesión en EE.UU., aunque será "suave"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El FMI se unió hoy al coro de los que mantienen que Estados Unidos está en recesión, aunque cree que será "suave", y dijo que es posible que la crisis financiera genere una contracción económica a nivel mundial.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que el mundo crecerá este año un 3,7 por ciento, cuatro décimas menos que lo que había previsto en enero, una cifra que ya había divulgado la semana pasada.

En 2009 esa tasa será del 3,8 por ciento, seis décimas menos que lo que había estimado hace menos de tres meses.

No obstante, alertó de que existe un 25 por ciento de probabilidades de que ese ritmo caiga por debajo del 3 por ciento en 2008 ó 2009, lo que sería "equivalente" a una recesión mundial, según explicó.

Estados Unidos, el origen del mayor "choque" financiero desde la Gran Depresión de 1929, como lo definió el FMI, también se ha convertido en un foco de debilidad económica.

Pese al estímulo fiscal y monetario, en 2008 la mayor economía del mundo crecerá tan sólo un 0,5 por ciento, según el Fondo, que redujo en un punto porcentual su anterior cálculo, lo que supone una revisión drástica.

La media del año es positiva porque Estados Unidos levantará cabeza a finales de 2008, pero si se mide desde el cuarto trimestre de 2007 al cuarto trimestre de 2008 su Producto Interno Bruto (PIB) se contraerá un 0,7 por ciento, según el Fondo.

En 2009 tan sólo tendrá un crecimiento del 0,6 por ciento, de acuerdo con sus cálculos.

Con una tasa tan baja, la recuperación podría irse al traste si continúan las presiones sobre el mercado financiero, se agudiza la caída de los precios de la vivienda y los consumidores reducen el gasto ante el empeoramiento de sus finanzas, según el Fondo.

La onda de inestabilidad financiera también sacudirá a Europa, que además se ve perjudicada por un euro a una cotización cercana a su récord que encarece sus exportaciones y que el FMI cree que está sobrevalorado.

La zona euro crecerá este año un 1,4 por ciento y en 2009 un 1,2 por ciento, según las nuevas previsiones del Fondo.

Ya se ha constatado un endurecimiento de las condiciones de crédito en Europa y algunos de sus bancos son vulnerables al contagio de los problemas financieros de Wall Street por su cartera de valores estadounidenses, dijo el estudio.

Además, en Irlanda, el Reino Unido y "España" el boom de la vivienda ha tocado a su fin, lo que aumentará la vulnerabilidad de su sistema financiero, según el Fondo.

Pese a una inflación elevada tanto en Estados Unidos como en la zona euro, el FMI dijo que hay espacio para que las autoridades monetarias respectivas bajen las tasas de interés.

Respecto a Rusia, el FMI proyecta que la economía crecerá este año un 6,5 por ciento, después de un crecimiento del 7 por ciento el año pasado.

China crecerá un 10 por ciento en el 2008 después de un 11,5 por ciento en el 2007 y la India que en el 2007 creció un 8,9 por ciento, este año según el Fondo crecerá un 8,4 por ciento.

En lo que respecta a Japón, la perspectiva de crecimiento para este año es mucho más moderada, un 1,7 por ciento, comparado con el dos por ciento del pasado año.

Los mercados emergentes, que hasta este momento han aguantado bien la crisis, también sufrirán una desaceleración, aunque en menor medida que los países industrializados.

Pese a la revisión, su crecimiento seguirá "robusto", con un 6,7 por ciento este año y una décima menos en 2009, según el Fondo.

El PIB de América Latina se expandirá un 4,4 por ciento en 2008 y un 3,6 por ciento en 2009, según el Fondo.

El principal riesgo para la economía mundial es que se agudicen los fallos en el "avión financiero", cuyos dos motores, el sistema bancario y los mercados bursátiles, están fallando al mismo tiempo, según el Fondo.

El gran peligro es que la actual reducción del crédito, causada por el clima de incertidumbre, mute y se convierta en una crisis profunda de crédito, en la que desaparezca la grasa que lubrica a los pistones de la economía.

En Estados Unidos, la desaceleración económica ha aumentado la tasa de morosidad en el mercado inmobiliario y podría extenderse a créditos de consumo y la deuda de las empresas.

Y paradójicamente la inflación sigue siendo una amenaza, pese a la debilidad económica, debido a los altos precios del petróleo y los alimentos, según el Fondo.

El organismo advirtió de que los mercados de petróleo están "muy ajustados" porque capacidad de suministro es "limitada" y cualquier susto en un país productor elevaría unos precios ya estratosféricos.