Público
Público

El FMI dice que España crecerá en 2014 casi cuatro veces menos de lo que dice el Gobierno

El organismo que dirige Christine Lagarde  calcula que el PIB subirá apenas un 0,2% el próximo año, frente al 0,7% del Ejecutivo, lo que la coloca entre las economías  más débiles de la Eurozona. Sus

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Fondo Monetario Internacional ha vuelto a dejar en evidencia las previsiones de crecimiento del Gobierno de Mariano Rajoy este martes con la publicación del informe Perspectivas Económicas Mundiales. El organismo que dirige Christine Lagarde no sólo es pesimista en cuanto al futuro de nuestro PIB, sino que también estima que el desempleo no va a bajar ni mucho menos en las cifras de las que habla el Ministerio de Empleo que dirige Fátima Báñez y tampoco se va a crear empleo tal y como aseguró el ministro de Economía Luis de Guindos hace diez días.

Por si fuera poco, la institución tira por tierra los mejores augurios del presidente, que la semana pasada, durante su visita a Japón, aseguró que la época en la que se hablaba de un rescate a España 'ha pasado a la historia' y que ahora de lo que se habla 'es de cuán grande será la recuperación'. El FMI tiene pocas dudas: la recuperación económica no va a ser precisamente grande y hasta 2018 no espera que nuestro PIB suba por encima del 1%.

En lo que se refiere a este año, el FMI prevé una contracción el 1,3%  ─ cifra exacta a la del Ejecutivo ─, mientras que espera un crecimiento del 0,2% para 2014, casi cuatro veces menos que el cálculo de Guindos. Economía estima aún que el PIB español subirá un 0,7% el año próximo y eso no entra en los cálculos del Fondo hasta 2016.

Es cierto que los números no son negativos del todo y muestran una mejora de tres y dos décimas respectivamente con respecto a la última previsión del FMI en julio. Aunque esa mejora se aprecia en casi todos los estados de la UE y en los pronósticos de la propia eurozona. De hecho, es todo mucho más discreto que lo que trata de hacer ver el Gobierno ya que la realidad es que nuestra economía seguirá siendo una de las tres más débiles entre los socios del euro y sólo nos superarán negativamente en 2014 Chipre (se prevé una contracción del 3,9%) y Eslovenia (que podría experimentar una caída del PIB del 1,4%).

En lo que se refiere al desempleo, el FMI también mejora sus previsiones con respecto a España en torno a tres décimas, aunque los números, en este caso, distan mucho más de los que el Gobierno asegura que cumplirá. Donde el Ministerio de Empleo ve una tasa de desempleo del 26,6% este año, el FMI ve un 26,9%. Pero lo peor se aprecia en 2014, cuando el organismo que dirige Lagarde estima que la tasa sólo bajará hasta el 26,7% por el 25,9% que celebra el Gobierno. Merece la pena recordar que en noviembre de 2012, poco antes de la llegada al poder del PP, el FMI pronosticaba unas cifras de paro del 24% para 2013.

Pero no es sólo que el FMI no crea que el desempleo se vaya a reducir al ritmo que dice el Gobierno, sino que no estima que el paro baje del 25% hasta 2018. Además, calcula que en 2014 se van a destruir 123.000 empleos, cuando De Guindos aseguró hace apenas diez días, en la presentación de los Presupuestos Generales del Estado, que España generaría 16.000 puestos. 

Rajoy ha vuelto a presumir este martes en el Senado durante la sesión de control al Gobierno de la reducción de la prima de riesgo y lo que supone eso en ahorro de intereses de deuda. Sin embargo, la deuda no se va a reducir. Más bien, todo lo contrario. En 2014 el FMI calcula que ya estará en el 99,06% del PIB. Precisamente la débil recuperación hará que esa cifra se vaya incrementando paulatinamente hasta el 105,07% del PIB en 2018.

El Ejecutivo había calculado en un primer momento que la deuda llegaría al 99,8% el próximo año. Al menos eso es lo que constaba en un primer borrador de los Presupuestos Generales, cuentas que tuvieron que ser enmendadas a los tres días porque se había cometido un error: la cifra que preveía el Gobierno era del 98,9%, inferior, en cualquier caso a lo que espera el FMI.

Con estos datos es fácil adivinar que Gobierno y FMI ni siquiera coinciden en el déficit. El de España, según el informe, no llegará a situarse en el 3% con respecto al PIB hasta 2017. Esa cifra es la que hoy se le exige como máxima a todos los países de la UE. Los que no cumplen, como es el caso de España, tendrán que seguir aplicando las recetas de la Troika, una idea que el Banco de España dejó caer ya el pasado viernes.


Los nuevos pronósticos del FMI para la zona euro prevén una caída de la actividad del 0,4% este año, una cifra también sensiblemente mejor del informe de julio, y una una expansión del PIB del 1% en 2014, lo que supone una revisión al alza de una décima. 'El crecimiento de la zona del euro se verá frenado por la gran debilidad de las economías de la periferia', advierte el organismo que subraya la necesidad de que Europa concluya el saneamiento de su sistema financiero y resuelva los problemas de transmisión de crédito, así como del excesivo endeudamiento de las empresas.

Alemania: el Fondo contempla que crezca un 0,5% este año y un 1,4% el próximo, frente al 0,3% y 1,3% augurado en julio.

Francia: crecerá un 0,2% en 2013 y un 1% en 2014, cuando en julio se esperaba una caída del PIB del 0,2% este año y una expansión del 0,8% el próximo.

Italia: se espera una contracción del 1,8% en 2013 y un crecimiento del 0,7% en 2014, en línea con el anterior pronóstico.

Portugal: retrocederá un 1,8% este año y crecerá un 0,8% el próximo ejercicio.

Grecia: este año se contraerá un 4,2% pero se espera que en 2014 se ponga fin a cinco años de recesión con un crecimiento del 0,6%.