Público
Público

El FMI empeora su previsión para España

El organismo cree que el PIB crecerá sólo un 0,6% en 2011

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Fondo Monetario Internacional (FMI) echó ayer un nuevo jarro de agua a la economía española al reducir su previsión de crecimiento para 2011, aunque mantiene la perspectiva para este año. Según un informe publicado anoche, el PIB caerá un 0,4% en 2010 y aumentará un 0,6% el próximo año. En su análisis de abril, esperaba un alza del 0,9%. Sin embargo, a nivel mundial, el organismo mejora su previsión medio punto en 2010 (del 4% al 4,5%), y deja sin cambios la expectativa para 2011 (el 4,25%).

Por su parte, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) cree que la tasa de paro de sus 31 países miembros puede haber tocado techo este año en el 8,6%, aunque en algunas economías su reducción será muy lenta. Este será el caso de España, según el organismo, ya que es el país de este club de ricos con una mayor tasa de desempleo (19,9% en mayo) y con un margen de crecimiento económico menor que el resto (un 1% en 2011 frente al 2,8% de media de la OCDE).

En 2010, la OCDE espera que la tasa de paro se estabilice en España en el 19,1%, y que en 2011 baje hasta el 18,2%, aún algo por encima de los cuatro millones de parados. Además, la entidad espera que este año decaiga la remuneración en el sector privado en un 0,3%, aunque en 2011 repuntará un 0,5%, aún por debajo del resto de los países de la organización cuyos salarios crecerán un 0,9%. Entre 1997 y 2007, la remuneración en España cayó de media un 0,4%. Además, la OCDE destaca que uno de cada cuatro parados lleva más de un año en esta situación, lo que supone una alta dificultad para encontrar trabajo.

El organismo valora positivamente la reforma laboral del Gobierno, que está ahora en trámite parlamentario, pero teme que 'cambiar el comportamiento de los empleadores y los trabajadores llevará tiempo', y que la 'alta complejidad de las regulaciones laborales y la fijación de salarios en España' harán más difícil su implementación.

La organización valora especialmente la ampliación de los supuestos en los que se puede utilizar la cláusula de descuelgue, tanto en cuestiones salariales como de organización del trabajo, y la posibilidad de realizar Expedientes de Regulación de Empleo con reducción de jornada, una práctica que según el informe de la OCDE ha supuesto un importante cojín para soportar el empleo en otros países. También el esbozo de adaptación de modelo austriaco, con la creación de un fondo a partir de 2012 que permita a los trabajadores llevarse parte de su indemnización por despido para formarse o para cambiarse de territorio, es otro elemento que destaca la organización.

Sin embargo, la OCDE urge a España a hacer más en materia de intermediación laboral y en facilitar que los desempleados de larga duración puedan encontrar un puesto de trabajo. En este sentido, la entidad pide que se refuercen los mecanismos de intermediación así como de formación.