Público
Público

El FMI exige a España que ahonde en la reforma laboral

Alerta de que su recuperación está a medias y le urge a que avance en la reducción del gasto, ya que los riesgos todavía son "considerables"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Fondo Monetario Internacional (FMI) vuelve a presionar a España pidiendo más recortes: una reforma laboral más 'flexible', desligar salarios e inflación, reducir las indemnizaciones por despido,  una reforma del sector financiero y austeridad.

La misma institución que, con Rodrigo Rato a la cabeza, no supo ver la crisis, alerta a España de que su recuperación está a medias y que queda pendiente un amplio paquete de reformas a modo de duros 'tijeretazos'. El FMI, que hace poco mantuvo las previsiones de crecimiento para España, considera que los riesgos que afronta el país son todavía 'considerables' y que, por tanto, no puede 'relajar' el impulso de reformas que ha puesto en marcha, que han ayudado a una 'recuperación gradual' todavía 'incompleta'.

'La respuesta de España a los desafíos económicos durante el último año ha sido rotunda y amplia y ha ayudado a reforzar la confianza del mercado', considera el Fondo en su revisión periódica de la economía española.El organismo internacional se ha mostrado en la misma línea que el gobernador del Banco de España, que entiende que de no ser por los recortes España hubiera tenido que ser intervenida. Dicho de otro modo, tal y como explica  la institución internacional, la mejora de la confianza del mercado tras las reformas resultó 'crítica' no solo para España sino también para la zona euro dada la importancia sistémica del país.

Pese al proceso de recuperación gradual en la economía española, el FMI alertó de que persisten los riesgos. 'A corto plazo las condiciones financieras podrían deteriorarse todavía más, reflejando las crecientes preocupaciones por los riesgos (de la deuda) soberana en la zona euro', según el Fondo.

Ello, según el organismo, podría ejercer una presión adicional sobre la deuda soberana y los costes de financiación de los bancos españoles, lo que a su vez podría lastrar la economía real.

A medio plazo, el FMI identificó como el principal riesgo la lentitud de la recuperación y el persistente alto desempleo, situado en torno al 20 por ciento.

Eso, a su vez, podría generar una espiral viciosa que conduzca a caídas adicionales en los precios de la vivienda y un ritmo más lento de recuperación en los balances bancarios. De ahí que el Fondo insista en que la agenda de reformas sigue siendo 'urgente'.

En concreto, anima al Gobierno español a impulsar una reforma laboral que permita descentralizar la negociación de los convenios, para que las empresas tengan más flexibilidad al pactar los salarios con sus empleados.

El FMI considera que los sindicatos deben abandonar las cláusulas de revisión salarial vinculadas a la inflación por considerar que es una 'práctica inconsistente' con el funcionamiento de la unión monetaria y particularmente perjudicial en momentos de alto desempleo.

Las indemnizaciones por despido deben reducirse para situarse al menos al nivel de la Unión Europea, y deberían estar mejor diseñadas para hacer más atractivas las contrataciones permanentes.

El Fondo, por otra parte, también insta a España a completar la reforma del sector financiero y a avanzar en la consolidación fiscal.

El organismo considera 'alcanzable' el objetivo de un déficit del 6% del Producto Interior Bruto para este año en España, pero alerta de que si los riesgos a corto plazo se materializan podrían ser necesarias 'medidas adicionales'.

Además, menciona que el principal riesgo para 2011 es que varios gobiernos autonómicos puedan nuevamente incumplir sus objetivos de déficit. 'Todos los niveles de la administración deberían cumplir con sus compromisos', destaca el informe publicado hoy.