Público
Público

El FMI pide una intervención pública más enérgica en los mercados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El "número dos" del FMI, John Lipsky, pidió hoy una intervención pública "a gran escala" para estabilizar los mercados financieros y apoyó la creación de una agencia en EE.UU. para adquirir las deudas de mala calidad de los bancos.

La bolsa de Nueva York subió hoy 3,8 por ciento poco antes del cierre después de que la cadena CNBC informara de que el secretario del Tesoro, Henry Paulson, sopesa establecer una agencia de este tipo, como la que procesó los títulos tóxicos de los bancos en la última gran crisis financiera, a finales de los años 80.

Fuentes del Tesoro aclararon posteriormente que el Gobierno estudia varias opciones y no ha decidido aún si propondrá el establecimiento de esa entidad.

En todo caso, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ya se mostró a favor de ella.

Lipsky, quien antes de mudarse a Washington fue economista jefe del banco JP Morgan Chase, afirmó que Estados Unidos debe actuar de forma más enérgica para lidiar con la crisis y no simplemente en reacción a la noticia de que una institución financiera está al borde del abismo.

"Es necesario un enfoque amplio y consistente, no un enfoque caso por caso", afirmó Lipsky, quien dijo que la historia demuestra que para que funcione, la intervención en los mercados debe ser "a gran escala".

El martes el Gobierno salvó a la aseguradora American International Group (AIG) con un préstamo de 85.000 millones de dólares, pero el lunes dejó quebrar al banco de inversión Lehman Brothers.

Numerosos inversores se han quejado de que desconocen los parámetros que usa el Gobierno para decidir cuándo coloca dinero público para rescatar a una compañía.

"Esta tormenta puede superarse sin una recesión mundial dañina, pero, para lograrlo, serán necesarias respuestas claras y coherentes de las autoridades e instituciones públicas de todo el mundo", dijo Lipsky en un discurso en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS, en inglés), un instituto independiente.

En ella, expuso por primera vez en detalle la opinión del FMI sobre la intensificación de la crisis financiera.

Lipsky señaló que la turbulencia en las bolsas no dará al traste con la recuperación en la actividad económica en el 2009, pero la hará más gradual.

El FMI prevé un crecimiento mundial de "algo menos" del 4 por ciento el próximo año, dijo.

Aún así, reconoció que la tendencia macroeconómica "va en una dirección preocupante" y que economías avanzadas que parecían robustas ahora muestran señales de debilidad.

"Con la caída de los mercados de la vivienda en Reino Unido, Irlanda y España, aumenta la preocupación sobre los efectos en el sector financiero", dijo a modo de ejemplo.

Actualmente la mayoría de las economías avanzadas "están virtualmente estancadas o a punto de caer en la recesión", constató el funcionario del FMI.

Lipsky indicó que el Banco Central Europeo (BCE) podrá bajar las tasas de interés si la actividad económica se desacelera y la inflación se modera, como prevé el FMI.

A los mercados emergentes les advirtió de que pueden resentirse de una disminución de la entrada de capital. En el caso de América Latina, ese factor se ve agravado por la bajada de los precios de materias primas que la región exporta, destacó.

No todas las señales son inquietantes. En el mercado inmobiliario, el origen de los problemas de Estados Unidos, el FMI ve "la luz al final del túnel durante el año 2009".