Público
Público

El FMI se pone en lo peor: "La crisis puede incluso acabar en guerras"

El director gerente hace un llamamiento ante "la urgencia de la situación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El director gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, ha advertido de que la crisis financiera es muy grave y, ante ello, ha solicitado que se acometan políticas globales, urgentes y coordinadas. 'Necesitamos políticas correctas que permitan que el mundo vuelva a caminar, y las necesitamos ahora', ha señalado para recalcar 'la urgencia de la situación'. 'Tienen que darse cuenta de que el mundo cambió. Nueva economía para nuevas circunstancias', ha subrayado

El director gerente recordó que la última previsión del FMI habla de una contracción de la economía mundial de entre el 0,5% y el 1%, lo que significa 'una recesión global', y el primer retroceso en los últimos 50 años.

Y aunque Strauss-Kahn ha destacado que 'los países ricos serán los más afectados', también ha querido subrayar la pésima situación en la que han quedado los emergentes y las naciones más pobres. 'Es una realidad que la financiación en los países pobres se irá, lo que llevará a millones a la pobreza, y eso puede conllevar que se amenacen las democracias, y degeneren en conflictos, puede incluso acabar en guerras', ha advertido, preocupado, Strauss-Khan.

El funcionario internacional recordó que según los datos del Banco Mundial, unos 46 millones de personas pueden entrar en las filas de la pobreza

A pesar de esta situación, Strauss-Kahn considera que la recupeación es posible en 2010, siempre y cuando se apliquen ciertos requisitos. El más importante: restaurar el sector financiero. 'Entiendo los sentimientos del mundo hacia el sector, porque fue el que provocó todo este lío, pero sin él, las empresas no tendrán recursos, los exportadores tampoco, ni habrá posibilidad de comprar una casa. Un sistema financiero que trabaje correctamente es fundamental para que la economía funcione', ha comentado.

Acto seguido ha aportado otras dos recetas: que se estimule la demanda, 'porque las políticas monetarias han llegado a su límite', y la recapitalización de los países emergentes y pobres. 'Durante años esos países vivieron de la entrada de capitales, y ahora tienen déficit y no consiguen financiarse. El FMI va a ayudarlos, pero esa política debe cambiar y se necesita reconstruir el modelo para vivir con menos capital'.

En relación a la macroeconomía, el director gerente considera que los bancos centrales no podrán seguir 'simplemente controlando la inflación', sino que deberán controlar realmente el mercado 'y evitar la creación de burbujas'.