Público
Público

El FMI prevé dos años de recesión en España con fuerte contracción en 2012

El Fondo Monetario pronostica que el PIB caerá el 1,7% en este ejercicio y el 0,3% en 2012. Merkely Sarkozy preparan la creación de un nuevo fondo para reactivar la economía europea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La mariposa está batiendo las alas en Europa y los organismos internacionales empiezan a hacer cábalas de hasta dónde llegará el efecto. El panorama es: una defensa férrea de la austeridad en el gasto público, el grifo del crédito cerrado para empresas y hogares por los males de la banca y toda esta parálisis con la zona del euro como principal mercado donde exportan los países que la integran. El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que, con estos mimbres, a España le esperan dos años de recesión. Así figura en el borrador del informe Perspectivas económicas mundiales que se hará oficial el próximo martes pero que ayer fue desvelado por la agencia italiana Ansa. El FMI prevé una caída en la generación de bienes y servicios de España (PIB) del 1,7% en 2012 y del 0,3% en 2013.

Los datos debieron caer como un jarro de agua fría sobre el Gobierno de Mariano Rajoy. El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, decía ayer mismo desde las páginas de El País que el Ejecutivo espera para este año una caída del PIB del 0,5%, que no confirmó porque 'el Gobierno lo determinará', dijo, 'en consenso con la previsión de la UE y del FMI'. Pues están lejos de alcanzar el consenso, algo que le ocurrió en repetidas ocasiones al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Para alivio de Rajoy, Zapatero estuvo siempre más cerca de acertar que el organismo con sede en Washington, hasta 2011, cuando todas las economías europeas se dieron la vuelta a mitad de ejercicio por la nueva crisis del sector financiero.

El Gobierno consensuará sus previsiones con la UE y el FMI

Si toda Europa se para, siendo el viejo continente el principal mercado de este país, las exportaciones, que crecieron con fuerza durante buena parte del año pasado, se resienten. El PIB de la zona del euro se encogerá un 0,5% en 2012, considera el FMI, frente al crecimiento del 1,1% que preveía hasta ahora. En 2013, se crecerá un leve 0,8% frente al 1,5% pronosticado.

Con la locomotora Alemana empeñada en hacer cifras récord de ajuste de su déficit (1% en 2011 cuando el límite de Maastricht es el 3%), Europa parece condenada a sufrir y su traspiés afectará a la economía mundial. El FMI prevé para 2012 un crecimiento del 3,3% de la economía mundial (siete décimas menos), y del 4% en 2013 (cinco menos).

Mientras tanto, Angela Merkel y Nicolas Sarkozy preparan la creación de un nuevo fondo para reactivar la economía. En un documento conjunto con seis puntos para llevar a debate a la próxima cumbre de la Unión Europea, que se celebrará el 30 de enero, ambos proponen 'el establecimiento de un fondo para el crecimiento y la competitividad en los países bajo programa y otros que se enfrentan a graves retos estructurales'. El nuevo instrumento aprovecharía los fondos no usados del presupuesto europeo, por lo que su impacto sería relativo. Este fondo podría comenzar a utilizarse en 2012 para financiar proyectos de innovación e investigación. La Comisión Europea, que ayer fue incapaz de cuantificar su capacidad de acción, aseguró respaldar la reutilización de los fondos no aprovechados. La mayoría se quedan sin gastar por problemas en la adjudicación o incumplimiento de requisitos. En los últimos años, las dificultades de financiación de los estados han hecho aumentar los remanentes, ya que muchos de los proyectos financiados requieren la coparticipación de los gobiernos. El dinero no utilizado suele volver a las arcas nacionales.

Almunia sugiere a Rajoy que suba impuestos como el del alcohol y tabaco

La Comisión quiere, además, que esos fondos se utilicen para políticas de empleo, especialmente en el combate del paro juvenil. Ese punto fue abordado por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, en su visita a Estrasburgo de este martes, que aprovechó para reunirse con José Manuel Durão Barroso y Olli Rehn, presidente y comisario de Economía.

El documento francoalemán también incluye la eliminación de trabas administrativas para que las pymes accedan a financiación y fomentar el papel del Banco Europeo de Inversiones (BEI), aunque rechazan por el momento nuevos paquetes de estímulo para evitar la recesión.

En Barcelona, el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, sugirió ayer al Gobierno de Mariano Rajoy que se plantee subir 'impuestos ligados al alcohol, al tabaco o a la energía' que en España son 'de los más bajos' de la UE. '¿Por qué no mirar ahí?', dijo en una conferencia. Almunia instó a combinar la política de ajustes en la UE con otra que lleve a 'poner las bases de un crecimiento competitivo' en la economía.