Publicado: 08.04.2014 16:18 |Actualizado: 08.04.2014 16:18

El FMI ve un "riesgo elevado" de deflación en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Aunque débil, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé un crecimiento de la economía española para los dos próximos años, un aumento del 1% como máximo. Pero al mesmo tiempo alerta de un elevado riesgo de deflación, la caída prolongada de los precios que puede suponer estragos aún más graves que la tendencia inversa.

En concreto, en una escala de cero a un punto, la entidad atribuye a España una vulnerabilidad de más de seis décimas, lo que implica un "riesgo elevado", según el modelo empleado por la institución internacional.

De hecho, el FMI considera que la vulnerabilidad de España a la deflación es superior a la de países como Grecia o Irlanda, a los que atribuye un "riesgo moderado" con puntuaciones en el entorno de 0,4.

La vulnerabilidad de España es superior a la de países como Grecia o Irlanda El riesgo para la economía derivado de una baja inflación es uno de los nuevos factores de incertidumbre apuntados por el FMI en su informe Perspectivas económicas mundiales, donde en el caso de la eurozona mantiene abierta incluso la posibilidad de que se registre deflación, opción a la que otorga unas probabilidades del 20%.

"Un motivo de preocupación para la eurozona es la deflación, si sucediera haría muy difícil el ajuste en la región", advirtió en rueda de prensa el economista jefe del FMI, Olivier Blanchard.

A este respecto, el representante del FMI consideró que el BCE "es consciente y está contemplando una serie de medidas", aunque no quiso entrar en detalle sobre cuales deberían ser a juicio de la institución con sede en Washington estas medidas.

"El BCE está estudiándolas y esperamos que las ponga en marcha tan pronto como sea posible técnicamente. Cuanto antes lo hagan, mejor", subrayó Blanchard.

"El resultados de la deflación  serían mayores intereses reales" El FMI advierte en su informe de que un periodo prolongado de inflación por debajo del objetivo podría desanclar a la baja las perspectivas de inflación a largo plazo, llevando a una inflación incluso más baja "o posiblemente a la deflación" si otros riesgos bajistas para la actividad se materializasen.

"El resultado serían mayores intereses reales, un incremento de la carga de la deuda pública y privada y una menor demanda y producción", alerta el Fondo.

De este modo, la institución con sede en Washington considera que en la zona euro es necesario "más flexibilización monetaria, incluyendo medidas no convencionales" para respaldar la actividad y alcanzar el objetivo de estabilidad de precios del BCE reduciendo los riesgos de una inflación incluso menor o de deflación.

No obstante, en su intervención, Olivier Blanchard quiso poner de manifiesto que no sólo el BCE puede combatir la amenaza deflacionista y señaló que el saneamiento que se está llevando a cabo en Europa del sistema bancario es igual de importante.

En la rueda de prensa posterior a la reunión de abril del Consejo de Gobierno del BCE, el presidente de la entidad, Mario Draghi, ironizó sobre la "extremada generosidad del FMI" a la hora de sugerir lo que habría o no que hacer, recomendando a la institución que se plantee también prestar consejo justo antes de las reuniones de política monetaria a otros bancos centrales, como la Reserva Federal de EEUU.