Público
Público

Focas robot ayudan a víctimas del tsunami en Japón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Chris Meyers

Para algunos ancianos sobrevivientes delterremoto y el tsunami que azotaron Japón en marzo, el afectoviene en la forma de una pequeña foca robótica llamada Paro.

A solo 27 kilómetros al sur de la averiada planta nuclearde Fukushima Daiichi, en una colina encima de la zona devastadapor el tsunami, el hogar de ancianos Suisyoen está enclavado enmedio de la triple crisis de Japón.

Aunque la estructura del hogar de ancianos no fue muydañada por el terremoto y el posterior tsunami, el temor a lacontaminación por la radiación fugada de la planta de FukushimaDaiichi llevó a las autoridades a evacuarlo durante dos meseshasta mediados de mayo.

Una semana después de que los ancianos regresaran, ladivisión de robótica de la empresa japonesa Daiwa House ofrecióprestarle a Suisyoen dos focas robóticas recubiertas de pielantibacterial, que fueron bautizadas Amor y Paz.

El alquiler de los robots cuesta normalmente unos 12.000yenes (155 dólares) por mes.

Las criaturas mecánicas son tratadas como animalesdomésticos por los residentes del hogar, muchos de los cualestodavía tratan de procesar los recuerdos del terremoto. Algunosresidentes se aferran a las focas más que otros.

"Si me abrazo a esto me siento segura, sin importar siafuera hay un tifón", dijo Satsuko Yatsuzaka, de 85 años,después de haber estado abrazando a una de las focas durantemedia hora.

Aunque algunos hogares de ancianos han usado animalesdomésticos para ayudar en la terapia de sus residentes, elgerente general de Suisyoen, Taku Katoono, dijo que usar estetipo de robots tiene sus ventajas.

"Primero que nada para la terapia animal es necesario tenerun animal que criar. Eso es difícil en ciertas situaciones, asíque usamos un muñeco, un muñeco robótico, como métodoalternativo para ayudarlos a recuperarse", dijo.

Como los robots tienen batería sólo para aproximadamenteuna hora y media, son normalmente usados en la mañana, luegorecargados a la hora del almuerzo y usados otra vez en latarde.

Los robots ayudan incluso a hacer los ejercicios diarios,pidiéndole a los residentes que aplaudan y canten con ellos.

Los medios locales han reportado que más de la mitad de lasvíctimas del tsunami eran mayores de 65 años y lossobrevivientes aún tratan de superar las heridas mentales de lacatástrofe.

Suisyoen no planea incorporar otros robots Paros, pero siuno de los residentes se aferrara demasiado a los muñecospodría considerarlo.