Público
Público

Dos de los focos del incendio en Madrid continúan activos

El fuego, declarado entre Robledo de Chavela y Valdemaqueda, obligó a desalojar a 2.000 personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Dos de los seis focos -uno paralelo a la carretera M-537 y otro en el Monte de Santa Catalina- del incendio desatado ayer entre los municipios de Robledo de Chavela y Valdemaqueda, en el Oeste de la Comunidad de Madrid, y que obligaron a evacuar a 2.000 vecinos, seguían activos esta mañana.

Por el momento se desconoce la superficie afectada aunque el incendio, en opinión de la consejera de Presidencia y Justicia de la Comunidad de Madrid, Regina Plañiol, es de grandes dimensiones y está ocasionando un gran desastre medioambiental.

'Ha sido un incendio provocado con seis focos especialmente virulentos en zonas con mucha vegetación', dijo anoche Plañiol, quien no dudó en calificar de 'terroristas medioambientales' a los presuntos causantes. Plañiol visitó en torno a las 23.30 horas las zonas afectadas y en declaraciones a la agencia EFE informó de que unas 500 personas continuarían trabajando durante toda la noche en el control del fuego.

Las llamas, según la consejera, no ha llegado a penetrar en la provincia de Ávila y ha afectado a los términos municipales de Santa María de la Alameda, Valdemaqueda y Robledo de Chavela.

El incendio se había originado en una zona próxima a la carretera regional M-537 doce horas antes, lo que obligó a elevar a nivel 2 del Infoma para poder pedir la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).  

Cinco urbanizaciones y dos residencias de ancianos tuvieron que ser desalojadas de manera preventiva, al tiempo que las autoridades optaron por el corte de tres carreteras regionales y un tramo de la red ferroviaria debido a la proximidad de las llamas.

En los geriátricos había 82 ancianos, que fueron trasladados al frontón municipal de Robledo de Chavela. Allí se desplegó un dispositivo preventivo sanitario formado por ambulancias de Protección Civil de varios pueblos de la comarca, ocho UVI móviles del Servicio de Urgencia Médica de la Comunidad de Madrid (Summa). 

Tan sólo fueron atendidas 12 personas por ansiedad y subida de los índices de azúcar, y de las dos residencias de ancianos desalojadas, seis ancianos han necesitado ser alojados en otras residencias de la comunidad por su delicado estado físico.