Público
Público

Fomento asume que tres balizas habrían evitado el accidente del Alvia

Adif ha instalado esta semana tres nuevas señalizaciones que habrían impedido que el tren entrara en la curva de A Grandeira a 153 km/h. Técnicos ferroviarios ya señalaron a 'Público' que una señalizac

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ministerio de Fomento se ha dado cuenta ahora, tras la tragedia de Santiago y las recomendaciones de la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF), de que era necesario mejorar la señalización y, con ello, la seguridad de las vías férreas. Poco más de una semana después del descarrilamiento del Alvia Madrid-Ferrol en el que murieron 79 personas, el departamento de Ana Pastor presume de 'adoptar medidas adicionales para reforzar la seguridad ferroviaria'.

'Asegurar que todas las reducciones de velocidad máxima programadas en plena vía, entre estaciones, a partir de un cierto rango, estén señalizadas en la vía' y 'gestionar la implantación progresiva de balizas ASFA [Aviso de Señales y Frenado Automático] que controlen la velocidad de los trenes, de modo que se asegure su inmediato frenado en el caso de rebasar la velocidad máxima con la que debe ingresar en el tramo siguiente' son las recomendaciones que ha trasladado la CIAF a la Dirección General de Ferrocarriles. Así lo ha manifestado Fomento en una nota de prensa enviada este viernes a los medios de comunicación.

Técnicos ferroviarios ya señalaron a Público que con una baliza se habría evitado el accidente. Y Adif, que enseguida culpabilizó al maquinista, se ha apresurado a instalar nuevas balizas en el fatídico tramo durante toda esta semana. Así, 'en el punto kilométrico 81/669 Adif instaló el lunes una baliza y un cartelón que limitan la velocidad a 30 km/hora', confirma el comunicado de Fomento. Esta señal está protegida por otra anterior que limita la velocidad a 60 km/hora y, ayer mismo, los responsables de la infraestructura férrea colocaron otra nueva baliza, con su correspondiente 'cartelón' a 160 km/hora.

El ASFA Digital, el sistema que ha reforzado Adif esta semana, consiste en un equipo de señalización que, a través de las balizas de aviso y preaviso situadas en las vías del tren, informan al maquinista de la peligrosidad del trazado que se va a encontrar en los kilómetros siguientes. Si el siguiente semáforo está en verde, el conductor del tren tiene vía libre para continuar a la misma velocidad. Si, por el contrario, está en amarillo, la baliza de preaviso emite una señal al tren para que reduzca la velocidad. El conductor debe entonces comunicar que ha recibido el aviso y, al tiempo, frenar para disminuir la velocidad. Si el maquinista no se entera de dicha señal, el siguiente semáforo se pondría en rojo, las balizas de la vía emitirían la señal de peligro al tren y, automáticamente, la máquina se pararía. 

Por ello, 'la limitación de velocidad de 80 Km/h estipulada para la curva del accidente se podría haber protegido sin necesidad de ERTMS[ European Rail Traffic Managemegent System, el sistema europeo (y moderno) de seguridad ferroviaria]. Habiendo hecho otra configuración de las señales convencionales, el ASFA habría protegido el exceso de velocidad en la curva', señalaron expertos del sector a este diario. 

El nuevo contenido de las cajas negras de tren accidentado conocido hoy ha revelado además, que el conductor del convoy, Francisco José Garzón Amo, escuchó escuchó un aviso que indicaba la proximidad del tramo con un límite de 80 km/h mientras hablaba con el interventor, Antonio Martín Marugán. En el momento del descarrilamiento, el tren circulaba a 153 km/h

Sin embargo, fuentes cercanas a la investigación consultadas por Público han asegurado que la señal que recibió Garzón en cabina fue la de 'vía libre'. 'El problema de ese punto de la vía es que no hay nada que te impida ir a 200 kilómetros/hora y nada que te recuerde que tengas que ir a 80', lamentan. 

Ahora Adif les ha dado la razón con la instalación de estas tres nuevas balizas en la vía y con su promesa de revisar 'todos sus protocolos de seguridad, al tiempo que ha dado instrucciones a sus técnicos para revisar aquellos tramos de la red que puedan presentar características similares', concluye la nota.

La semana que viene las explicaciones a este respecto las darán los propios dirigentes de Adif, Renfe y Fomento en el Congreso de los Diputados. El presidente de Adif, Gonzalo Ferre, comparecerá el 8 de agosto, al igual que su homólogo de Renfe, Julio Gómez Pumar. La ministra Ana Pastor lo hará un día después.