Público
Público

Fomento dice ahora que el tren accidentado en Santiago contaba con la seguridad "que marca la ley"

Adif instaló, pocos días después del descarrilamiento, nuevas balizas que habrían impedido que el Alvia entrara en la curva con exceso de velocidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, ha dicho hoy que el Ministerio de Fomento está convencido de que cuando descarriló el tren de Santiago estaban instalados todos los sistemas de seguridad que exige la ley en un tramo de estas características. Sin embargo, el departamento que dirige Ana Pastor se apresuró a instalar nuevas balizas en la curva de A Grandeira pocos días después del accidente en el que murieron 79 personas

Hoy, en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados para explicar los presupuestos de su departamento, Catalá ha señalado en señalar que el trágico accidente de tren va a marcar un antes y un después. Sin embargo, ha insistido en la seguridad que ofrece el sistema ferroviario español, al igual que las garantías de los sistemas Asfa y ERTMS. El accidente, ha reconocido, ha obligado a revisar los estándares, los sistemas y los procedimientos.

Al mismo tiempo, ha mostrado la disposición del departamento a colaborar con la instrucción judicial del accidente, con la Comisión Científico-Técnica que se ha creado dentro del Ministerio y con la Comisión de Investigación de Accidentes Ferroviarios (CIAF).

De hecho, y tras las recomendaciones aportadas por la CIAF, el gestor ferroviario Adif puso en revisión todos sus protocolos de seguridad tras el accidente de tren de Santiago, en especial en tramos de la red similares, mientras que Renfe verificó también sus procedimientos de comunicación entre la cabina y los centros de gestión, personal de abordo y demás comunicaciones.

Además, la CIAF sugirió que todas las reducciones de velocidad máxima programadas entre estaciones, a partir de un cierto rango, debían estar señalizadas en la vía férrea. La CIAF consideraba que en estas situaciones se debía implantar progresivamente balizas del sistema ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático) que controlen la velocidad de los trenes, de modo que se asegure su inmediato frenado en el caso de rebasar la velocidad máxima con la que debe ingresar en el tramo siguiente.