Público
Público

Fomento intenta rebajar el conflicto en Iberia

Las azafatas y la empresa pactan una garantía de empleo pero los pilotos amenazan con más paros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El turismo es la única actividad, al margen de las exportaciones, que tira en la economía y al Gobierno le inquieta que se frene. De ahí su preocupación por el conflicto en Iberia en el que aún queda en pie de guerra el colectivo de los pilotos. Por esta razón, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha tenido contactos con la empresa que preside Antonio Vázquez y también con el sindicato de los pilotos, el Sepla, según fuentes conocedoras de las reuniones y tal como confirmó el Ministerio. Se trata de un intento de calmar el conflicto para evitar más huelgas.

Iberia apagó un nuevo foco de paros, después de que la semana pasada la mediación del Ministerio de Empleo facilitara un acuerdo entre la aerolínea y los sindicatos del personal de tierra. Ese acuerdo es el mismo, prácticamente, que sellaron las azafatas (tripulantes de cabina) con la aerolínea. Esta garantiza que el lanzamiento de su filial de bajo coste Iberia Express en marzo (el origen del conflicto) no afectará al empleo de ese colectivo (igual que en el de tierra) hasta 2014 y, si se pacta un convenio colectivo antes del fin de ese año, hasta 2015.

Mientras, los pilotos hicieron su quinta jornada de huelga en un mes y seguirán con los paros mañana y el lunes. La reunión del martes no tuvo frutos y no se avanza. El Sepla acusa a Iberia de 'no negociar y boicotear las reuniones' y amenaza con más huelgas si no se garantizan los puestos de trabajo. La convocada se saldó sin incidentes, aunque se cancelaron cien vuelos.