Público
Público

Ford recorta la producción en Valencia

Los sindicatos mayoritarios de Seat rompen la unidad ante el decisivo referendum de mañana

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ford Europa anunció ayer que eliminará un turno de trabajo en su planta de Almussafes (Valencia) a partir del 1 de mayo. Será el turno de noche, en el que trabajan unos 1.000 empleados. La empresa prescindió ya de los trabajadores de esta franja en los tres últimos meses de 2008 a través de un ERE temporal. La diferencia es que esta vez no hay una fecha definida para recuperar el turno, que 'dependerá de la recuperación de la demanda', según un comunicado difundido ayer por Ford.

La empresa basa su decisión en la caída de ventas de automóviles en el mercado europeo, con un descenso previsto del 30% en 2009 respecto a 2008. Fuentes de la compañía descartan 'de plano' los despidos y aseguran que, a través de la negociación con los sindicatos, buscarán 'fórmulas' para evitarlos. Además de la eliminación de un turno, Ford Europa anunció la adjudicación a la planta valenciana de Almussafes de la producción de la nueva generación del monovolumen compacto C-Max, lo que 'reafirma la importancia de Almussafes'.

La doble noticia fue seriamente cuestionada por CCOO, en palabras de Juan José Picazo: 'Será la primera vez en la historia que la adjudicación de un nuevo modelo signifique pérdida de empleo'. UGT, el sindicato mayoritario en el comité de empresa, expresó su satisfacción por la llegada del nuevo modelo, que 'asegura la carga de trabajo', según Gonzalo Pino, que se mostró convencido de que no habrá despidos.

Las medidas tomadas en Almussafes forman parte de un cambio de estrategia de la compañía en el ámbito europeo. Ford anunció también 'semanas reducidas de trabajo' en una de sus plantas alemanas, aunque elogió la política del Ejecutivo alemán de ayudas directas, que son 'el camino a seguir'.

En Barcelona, los trabajadores de Seat decidirán mañana si están dispuestos a asumir una congelación salarial que propone en solitario UGT. CCOO hará campaña por el No.

Ayer se puso fin a años de unidad sindical, después de que CCOO se negó a hacer suya la propuesta de UGT. Seat, que reclama dos años de congelación como condición para que la planta de Martorell (Barcelona) pueda optar a la fabricación del nuevo Audi Q3, denegó ayer la contrapropuesta defendida por CCOO y sólo ha aceptado la de UGT. Ésta contempla congelarlos este año y subirlos sólo el 50% del IPC en 2010, a cambio de que en 2011 los trabajadores reciban una paga de compensación y se suba el sueldo en una cantidad que se fijaría en función de los resultados de la empresa y de la evolución de la inflación. Cándido Méndez acudió ayer a Barcelona para apoyar a su sección sindical en Seat.

CCOO, que aceptará el resultado de la consulta, sólo apoya una congelación si en 2011 se incluye en las tablas salariales la inflación perdida los dos años anteriores.