Público
Público

Los forenses dicen que las lesiones de Portu y Sarasola no son compatibles con la versión oficial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los forenses del equipo del Instituto de Medicina Legal de Guipúzcoa que elaboraron un informe sobre las lesiones de Portu y Sarasola han opinado hoy que las heridas más graves de los etarras no son compatibles con la versión ofrecida por los guardias civiles que los detuvieron.

El pasado lunes, durante el primer día del juicio por torturas que se sigue en su contra en la Sección Primera de la Audiencia de Guipúzcoa, los agentes sugirieron que las heridas de ambos etarras eran consecuencia de su enérgica detención ya que intentaron escapar y tuvieron que ser reducidos con violencia.

Por el contrario, los dos terroristas, autores del atentado contra la T-4 de Barajas, mantuvieron ayer que sufrieron torturas en un paraje forestal cercano a Arrasate (Guipúzcoa), localidad en la que fueron detenidos el 6 de enero de 2008, y que fueron golpeados en los traslados a los lugares a los que les condujeron tras su arresto.

En la tercera jornada del juicio, celebrada hoy, han comparecido ante el tribunal dos forenses del Instituto de Medicina Legal de Guipúzcoa que han testificado -en calidad de peritos imparciales propios del sistema judicial- sobre las lesiones que presentaban Portu y Sarasola, así como otros dos facultativos propuestos por la defensa de los acusados.

Estos cuatro expertos, que han sido interrogados en un mismo acto para que las partes pudieran contraponer sus versiones, han centrado sus exposiciones en las principales heridas de los etarras, al entender que otras de menor entidad, como algunas erosiones en muñecas y brazos, eran compatibles con el momento de su detención.

En el caso de Portu, la atención de los especialistas se han centrado en la fractura en cuatro trozos de su novena costilla izquierda y la cabeza de la décima que, según los forenses del Instituto de Medicina Legal, hubiera puesto en "riesgo vital" al terrorista de no haber recibido tratamiento médico "urgente".

Estos profesionales han opinado que esta lesión, que luego propició una herida en el pulmón con fuga de aire, es resultado de un golpe "directo" que podría responder a "múltiples posibilidades" como un puñetazo o una patada, si bien han descartado que fuera producto de un "placaje" al caer sobre la espalda del etarra dos agentes, tal como sostienen la versión oficial.

Por el contrario, los dos peritos de la defensa han señalado que esta fractura pudo producirse por la "presión del tórax contra un plano" al caerle alguien encima o al colocarle una rodilla en la espalda mientras era reducido, para lo que se han servido de ejemplos deportivos como el rugby, el hockey o las celebraciones de los futbolistas cuando meten un gol y sus compañeros se lanzan sobre ellos para festejarlo.

En el caso de Sarasola, la lesión más relevante era un gran hematoma situado entre el pectoral derecho y la zona de la axila, que habría sido realizado con el brazo del etarra separado del cuerpo y que para los forenses judiciales podría haber sido producido por el impacto de una bota o por golpes en el costado.

Los peritos de parte han concluido sin embargo que estas lesiones son compatibles con los estiramientos del brazo a los que fue sometido el etarra al ser detenido, algo que no es factible para los expertos del Instituto de Medicina Legal porque, entre otros síntomas, hubiera provocado un dolor en el hombro que el detenido no refería.

Además, tanto Portu como Sarasola tenían sendos cardenales en un ojo que, para los forenses judiciales pudieron ser consecuencia de sendos puñetazos, lo que descartan sus colegas de la defensa porque, a su entender, de haber sido así presentarían otra sintomatología.

Durante el juicio han declarado por videoconferencia dos forenses más que examinaron varias veces a Sarasola en Madrid, uno de los cuales ha afirmado que el etarra le refirió de forma "espontánea" que tenía golpes porque había sido detenido de forma violenta. Este facultativo ha dicho también que estas lesiones eran compatibles con un arresto de este tipo.