Publicado: 29.01.2014 13:31 |Actualizado: 29.01.2014 13:31

Los forenses de Madrid denuncian que tienen que pagarse los viajes para levantar cadáveres

La CSIF exige por escrito a la Comunidad unas "condiciones laborales básicas" para esos trabajadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F), sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha remitido un escrito a la directora de Relaciones con la Administración de Justicia de la Comunidad de Madrid, Beatriz Grande Pesquero, en el que pone en su conocimiento las numerosas quejas recibidas por las condiciones precarias en las que los médicos forenses de la periferia han de realizar su trabajo.

Según denuncia en una carta el presidente del Sector Justicia de CSI-F Madrid, Juan José Carral, los médicos forenses de los Partidos Judiciales de la periferia de la Comunidad de Madrid deben pagarse de su bolsillo el transporte necesario para la realización de una actividad profesional en la que se les exige "diligencia y celeridad".

Entre las distintas labores que ha de realizar un médico forense, y que exigen un desplazamiento físico, está el levantamiento de cadáveres, la realización de autopsias, internamientos psiquiátricos involuntarios, evaluación de agresiones y abusos sexuales o visitas a lesionados en hospitales.

Para el portavoz de Justicia de CSI-F Madrid, esta situación es "intolerable", más "en un país desarrollado como el nuestro" y en un servicio público "de suma importancia para la Administración de Justicia". En este sentido, considera inexplicable por qué seha llegado a un punto en que estos trabajadores tienen que reclamar "unas condiciones laborales que a priori son básicas para poder realizar su actividad diaria en iguales
condiciones que el resto de profesionales de su mismo Cuerpo destinados en Madrid capital".

Hasta hace poco, estos trabajadores utilizaban taxis para sus desplazamientos profesionales, pero este sistema se desechó por su elevado coste. Ahora, o acuden adonde son llamados en su propio vehículo o en transporte público pagado de su bolsillo. Sucede que no todos los profesionales afectados disponen de permiso de conducir y que el transporte público no siempre llega a las zonas donde tienen que acudir ni están disponibles en los horarios en los que se deben efectuar las actuaciones con la debida inmediatez.

En el escrito, Juan José Carral pone como ejemplo el servicio de guardia de los Juzgados de Instrucción de Madrid capital, donde los médicos forenses disponen de un servicio de conductores disponible las 24 horas al día. Por ello, solicita a la directora de Justicia de la Comunidad el "establecimiento de un sistema de transporte, a través de uno o varios conductores, que pueda dar cobertura a los desplazamientos que tenganque realizar" los médicos forenses de la periferia.