Publicado: 22.08.2011 08:00 |Actualizado: 22.08.2011 08:00

¿Cómo se forma un fósil?¿Cuál es el más antiguo encontrado en el mundo?

La paleontología, además de permitirte viajar por todas partes, también te permite algo fundamental: conocer el pasado con detalle

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los fósiles son los restos y señales de los seres del pasado conservados en las rocas de origen sedimentario. Los más abundantes corresponden a animales con partes duras (caparazones y conchas, huesos, dientes), o bien a vestigios de animales o plantas depositados en ambientes pobres en oxígeno (turberas o cuencas con aguas estancadas).

En estas condiciones, aquellos restos que sean rápidamente enterrados quedan a salvo de la descomposición o desintegración, al tiempo que comienza su intercambio mineral con la matriz sedimentaria hasta su total petrificación conjunta. En otras ocasiones, lo que se conserva son las huellas de actividad de los organismos sobre el substrato sedimentario o rocoso (pisadas, madrigueras, huellas de reptación o reposo, etc.), que nos informan del comportamiento de los organismos en vida, además de la propia existencia de muchos grupos sin potencial de fosilización (por carecer de partes duras o esqueléticas).

Los fósiles microbianos más antiguos datan de hace 3.400 millones de años

El registro fósil es muy escaso para los tiempos Precámbricos, especialmente los anteriores a la era Neoproterozoica (que se inicia hace mil millones de años), y a la eclosión del oxígeno atmosférico a comienzos de la era Paleoproterozoica (hace 2.400 millones de años).

Los fósiles microbianos más antiguos datan de hace 3.400 millones de años (era Paleoarcaica), y proceden de diversos yacimientos australianos y surafricanos. Esto demuestra que la aparición de la vida fue un hecho relativamente temprano en la historia del planeta, si bien la evidencia de fósiles incuestionables de organismos macroscópicos eucariotas se demoran a rocas de 2.100-2.000 millones de años de antigüedad, encontrados en sendos yacimientos de África y Norteamérica. El primero de ellos, ubicado en Gabón y descubierto hace justo un año, conserva indicios de la organización multicelular más antigua, con fósiles coloniales enigmáticos de hasta 12 centímetros de diámetro.

Otros yacimientos paleoproterozoicos de China y Australia, datados en torno a los 1.800 millones de años, contienen evidencias de micro y megafósiles carbonosos, conservados junto con las primeras huellas producidas sobre el fondo marino. El registro de fósiles precámbricos se multiplica posteriormente en las eras Mesoproterozoica y Neoproterozoica, con muchas evidencias de restos carbonosos, estructuras bacterianas y también fósiles químicos (biominerales, biomoléculas o modificaciones isótopicas resultantes del metabolismo orgánico).

Los restos más antiguos de España son de hace 600 millones de años y están en Extremadura

Los fósiles de animales primitivos con organización bilateral surgen a finales del Neoproterozoico hace unos 600 millones de años. Los fósiles más antiguos de España corresponden precisamente a este periodo y se localizan en las comarcas extremeñas de Los Ibores, Las Villuercas y en los Montes de Toledo occidentales. Se trata de unas formas tubulares llamadas Cloudina, que corresponden a los primeros organismos que secretaron un esqueleto externo mineralizado. Sus afinidades biológicas no se conocen con precisión, pese a encontrarse sus restos ampliamente difundidos en las rocas de África, Asia y Europa, entre los 550 y 542 millones de años.

El registro fósil ibérico desde comienzos del Cámbrico a nuestros días es especialmente notable en España, que cuenta con una representación nutrida de fósiles de todas las eras geológicas, incluyendo yacimientos singulares de trilobites, bosques y arrecifes coralinos del Paleozoico, de ammonites y dinosaurios del Mesozoico y de faunas y floras marinas y continentales del Cenozoico-Cuaternario (entre ellas, los homínidos de Atapuerca).

La paleontología, además de permitirte viajar por todas partes, también te permite algo fundamental: conocer el pasado con detalle. Muchas especies no sobrevivieron a los cambios, de ahí las famosas cinco extinciones, pero sabemos cómo eran. De hecho, se sabe tanto que hasta se han hecho películas de muchos de estos seres. Lo antiguo sigue estando de moda.