Público
Público

La fórmula del éxito que se esconde tras 'Phineas y Ferb'

Disney Channel estrena mañana la tercera temporada de esta producción de dibujos animados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Dos hermanos traviesos con una imaginación desbordante, un ornitorrinco que ejerce de espía, una hermana chivata, un doctor maléfico, una madre distraída, un padre excéntrico y un grupo de amigos original y divertido. Disney Channel estrena mañana (20.40 horas) la tercera temporada de Phineas y Ferb, una de las series estrella de la factoría.

Más de 28 millones de espectadores han seguido desde enero estos dibujos animados creados por los dibujantes estadounidenses Dan Povenmire y Jeff Swampy Marsh. El pasado agosto, los dos personajes animados dieron el salto a la gran pantalla con la película Phineas y Ferb: a través de la segunda dimensión. La cinta ha recaudado 3,3 millones de euros desde su estreno hace sólo un mes y medio.

Más de 28 millones de espectadores han

Pese al éxito cosechado por estos dibujos, sus creadores tardaron 13 años en vender este proyecto. En 1993 diseñaron el concepto y los personajes, pero no fue hasta 2005 cuando Disney apostó por producir la serie. 'Todo el mundo nos decía que era un show tremendamente difícil de hacer. Nos decían que por separado sí podían funcionar Phineas y Ferb, pero que en conjunto era demasiado complicado', recuerda Povenmire a Público.

La música juega un papel importante en la serie. De hecho ha sido nominada dos veces a los Premios Emmy en esta categoría. Fans absolutos de los musicales, Povenmire y Marsh componen los temas, cantan y prestan su voz a varios personajes. Ambos reconocen que escriben canciones para 'conseguir la inmortalidad' de sus series. 'Una buena canción hace que tu obra perdure en el tiempo y que el público te recuerde', razona Marsh.

Sus creadores tardaron 13 años en vender el proyecto creativo

El proceso de creación de Phineas y Ferb es largo y laborioso. Sus dibujantes tardan diez meses en crear un episodio completo desde que comienzan a idear la historia hasta que los dibujos están acabados y listos para emitir. 'Es una producción que incorpora multitud de elementos, porque en los capítulos suceden muchísimas cosas', cuenta Marsh.

Phineas y Ferb también sobresale por su humor inteligente que divierte a un público adulto. Ese tipo de bromas, sumado a la complejidad de los personajes, hacen que esta serie sea 'bastante diferente a las demás', opina Povenmire. Admirador de Chuck Jones, el creador del mítico Bugs Bunny 'es el mejor animador que ha habido en la historia', dice, y del dibujante japonés Hayao Miyazaki, para Povenmire es importante que sus personajes 'lleguen al corazón' del espectador, porque eso ayuda a identificarse con lo que ven en pantalla.

Algo parecido opina su socio Jeff Marsh, quien echa en falta ver personajes animados 'con un poco más de profundidad y capaces de transmitir más emociones'. Con dos décadas de experiencia en la industria de la animación (Marshy Jones han trabajado en series tan destacadas como Los Simpson, Padre de familia o La vida moderna de Rocko,entre otras), ahora barajan trabajar en la industria de moda: un proyecto en 3D en el que se mezclaría la acciónreal con la animación. 'Pero todavía no hay nada cerrado', aclaran.

El éxito de Phineas y Ferb en todo el mundo pone de relieve el buen momento por el que atraviesa la animación, que vive 'una época dorada', dice Povenmire. El dibujante cita dos películas que reflotaron el género en los ochenta, allá cuando Pixar no había firmado ningún largometraje: La sirenita (1989) y ¿Quién engañó a Roger Rabbit? (1988). Las nuevas tecnologías tienen buena parte de la responsabilidad de este boom.