Público
Público

Foro de Biarritz concluye con una apuesta por la integración y la regulación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Foro de Biarritz, un encuentro de reflexión política, social y económica entre América Latina y Europa, concluyó hoy en Santo Domingo con una clara apuesta por la integración y la regulación como elementos clave en la búsqueda de la prosperidad de los pueblos.

Políticos, economistas y expertos en diferentes disciplinas debatieron durante dos días acerca de si es posible un nuevo modelo de desarrollo en América Latina y las conclusiones alcanzadas pusieron de relieve que ese modelo pasa por una unidad basada en la integración política y económica.

La integración será decisiva "como eje dinamizador de la economía" expuso el director ejecutivo de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), Marco Herrera, quien también expresó el acuerdo general en torno a la necesaria participación del Estado en la economía.

El excomisario europeo Manuel Marín lo planteó de otro modo al indicar que "lo que sostiene a las democracias son sus reglas e instituciones" y no los pactos políticos coyunturales.

En tanto, el exministro francés de Educación Francois Bayrou, en una línea semejante, incidió en la necesidad de unión entre América Latina y Europa y aseguró que los lazos entre ambas regiones "son mucho más profundos que los económicos o los históricos", ya que se trata de los vínculos de la cultura y de los orígenes de sus pueblos.

De este modo, las conclusiones del Foro de Biarritz mostraron que, además de a la integración política y económica, hay que prestar atención a otros aspectos, como el de la cultura y la sociedad.

Así lo indicó el expresidente de Senegal y secretario general de la Organización Internacional de la Francofonía, Abdou Diouf, quien defendió la difusión de la cultura francesa, que consideró una aportación a la libertad de expresión en el contexto del multilingüismo y la diversidad cultural.

Las conclusiones de los dos días de discusiones de este encuentro, que el próximo año tendrá lugar de nuevo en Biarritz, Francia, (cada dos años se celebra en un país latinoamericano) abordaron también otros aspectos, como el de la identidad caribeña que "está todavía en construcción", según expuso el embajador dominicano en Haití, Rubén Silié.

El diplomático resaltó la idea de que, pese a haber sido escenario de revoluciones, con todas las aportaciones que ello representa, el Caribe todavía es percibido por muchos como un lugar donde predominan la música y el deporte por encima de otras singularidades.

Los asistentes al foro debatieron también sobre el problema del narcotráfico y llegaron a la conclusión de que la legalización de las drogas "no parece ser la opción adecuada", ya que permitir el consumo dificultaría erradicar su producción.

El Foro de Biarritz aceptó una propuesta lanzada por el presidente dominicano, Leonel Fernández, de trasladar a la próxima reunión del G-20 (que agrupa a países ricos y emergentes) la exigencia de que cese la especulación financiera sobre los alimentos en los mercados a futuros.

"Los alimentos no pueden ser considerados activos financieros, sino la energía que garantiza la supervivencia del ser humano", defendió el jueves en la sesión de apertura de este foro el gobernante, quien recientemente planteó esa misma propuesta en la Asamblea General de Naciones Unidas.

En el encuentro, clausurado por el mandatario dominicano, el presidente de Haití, Michel Martelly, dijo que su país está abierto a los negocios y pidió el apoyo de la comunidad internacional para fomentar la inversión.

"Ya no queremos que nos den dinero, lo que queremos son inversiones", señaló el gobernante, quien defendió un "nuevo Haití", en el que el empleo sostenible sea el motor de la economía.

Los expertos reunidos analizaron también asuntos como la sostenibilidad y gobernabilidad de las democracias latinoamericanas, la coexistencia de dos modelos ideológicos distintos y su incidencia en las relaciones internacionales.