Público
Público

El Foro Social Mundial exige detener la depredación amazónica y clama por los indios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Foro Social Mundial manifestó hoy su solidaridad con los indios amazónicos, protagonistas de la primera jornada de debates del encuentro, quienes alertaron sobre el "desastre" que provocará la depredación causada por las industrias.

El primer día de conferencias del foro en la ciudad brasileña de Belén ha sido dedicado casi íntegramente a los problemas del mayor pulmón vegetal del planeta, que, según datos de movimientos sociales, ha perdido la quinta parte de sus selvas durante los últimos 40 años.

Lo que el Foro Social bautizó como "Día Pan-Amazónico" comenzó con una serie de rituales celebrados por indios de Brasil, Bolivia, Ecuador y Perú, que irguieron unas suertes de tótem en la sede del foro e invocaron a la "Madre Naturaleza" en medio del humo de incienso y ante miles de activistas.

Blanca Chancosa, representante de la Confederación Nacional de Pueblos Quechuas de Ecuador (Ecuarunari), pronunció un emotivo discurso en el que clamó por "la vida para los seres humanos, para las plantas, los animales, los ríos y la Madre Naturaleza".

Según la dirigente quechua, "la ciencia está volcada para el desarrollo de tecnologías al servicio de las empresas y ha olvidado al ser humano", por lo que es necesario "convencer a los académicos de que el desafío hoy es salvar el planeta".

Belén, capital del estado de Pará, se ubica en el extremo nororiental de la Amazonía y esta situación geográfica le ha dado al Foro Social un marcado acento ecologista, subrayado aún más por la presencia de unos 3.000 indios de toda América.

El peruano Miguel Palacin, portavoz de la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas, denunció que "las grandes multinacionales se expanden por los territorios amazónicos y acorralan a los pueblos originarios", para los que pidió la "solidaridad" de los activistas.

"No se trata solo de salvar a la Amazonía y a los indios, sino de salvar al propio planeta", afirmó.

La organización ecologista Greenpeace, que mantiene en Brasil una campaña en defensa de la Amazonía, se ha unido a estos reclamos y ha propuesto la creación de un fondo internacional que permita reducir a cero la deforestación en la región para el año 2015.

Sindicatos brasileños difundieron hoy, en el marco del foro, un documento en el que también denunciaron las duras condiciones de vida de las 25 millones de personas que habitan en la Amazonía.

El documento destaca que la región "es la mayor fuente natural del mundo para productos farmacéuticos y bioquímicos", además de que posee una enorme riqueza mineral y concentra cerca del 13 por ciento de las reservas de agua dulce del planeta.

Sin embargo, señala que cerca del 70 por ciento de los habitantes de la zona "sufre con el desempleo, la criminalidad y otros graves problemas sociales".

Marco Aurelio Cabral, del Sindicato de Ingenieros de São Paulo, afirmó que "la economía de la región está basada en la extracción predadora de los recursos naturales y la sustitución de selvas por áreas de sembrados agrícolas".

El teólogo y ex fraile franciscano Leonardo Boff se unió a ese clamor y advirtió que "si no cambian las políticas para la Amazonía, la agricultura, la expansión de la soja y el ganado provocarán una vasta erosión del suelo dentro de 30 ó 40 años".

Boff, uno de los promotores de la Teología de la Liberación, dijo que más allá de la Amazonía, es necesario que sea revisado el modelo "consumista-capitalista", que está "llenando el mundo de basura".

Según Boff, "casi el 90 por ciento de todo lo que se produce y se consume es superfluo y responde a necesidades creadas por la cultura consumista, que convierte todo en mercancías", que luego "acaban en la basura, porque la lógica del sistema obliga a sustituirlas cada vez más rápido".

Tras esta primera jornada de debates dedicada a la Amazonía, el Foro Social se alista para recibir mañana a los jefes de Estado de de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Bolivia, Evo Morales; Ecuador, Rafael Correa; Paraguay, Fernando Lugo, y Venezuela, Hugo Chávez.

Los cinco mandatarios participarán en un debate sobre América Latina, promovido por organizaciones del foro, que se celebrará en un centro de convenciones con capacidad para 10.000 personas.