Público
Público

El Foro Social pide un Estado palestino para acabar el conflicto con Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Organizaciones del Foro Social Mundial instalaron hoy en Belén (Brasil) una "Tienda de Solidaridad con los Pueblos sin Estado", desde la que se pidió la creación de un Estado palestino, para poner fin al conflicto en Oriente Medio.

La actualidad y la ofensiva israelí en la Franja de Gaza "imponen que se debata con urgencia la situación del pueblo palestino", dijo a Efe el español Aureli Argeni, presidente del Centre Internacional Escarré per a les Minories Étniques y les Nacions (Ciemen), uno de los promotores de esta iniciativa en el marco del Foro Social.

Según Argeni, la intención del debate es subrayar la necesidad de que el mundo "entienda" que se deben respetar los derechos básicos de los pueblos y, en especial, el "principio básico y primario de la autodeterminación".

En el caso concreto de Palestina, afirmó que "el principio fundamental debe ser que la paz se construye únicamente mediante la defensa de los derechos y que no se puede construir con armas y con ocupaciones", indicó en alusión a la reciente acción militar de Israel en la Franja de Gaza.

Argeni coincidió con intelectuales del Foro Social, en el sentido de que la salida al conflicto en Oriente Medio empieza por la creación de un Estado palestino, que sea reconocido por el mundo e incluso por Israel.

No obstante, aclaró que "eso lo deben decidir los propios palestinos", sin "imposiciones de posiciones dominantes en el mundo, que intentan imponer a ese pueblo un futuro sobre el que no han sido consultados".

Solo así sería realmente respetado y aplicado "el derecho y el principio de la autodeterminación", que debe ser el punto de partida para toda búsqueda de solución, apuntó.

El periodista español Ignacio Ramonet, en declaraciones a Efe, coincidió en que "la única forma de comenzar a acabar el conflicto" en Oriente Medio pasa por una "solución definitiva" para la cuestión palestina.

"Si no hay una solución para Palestina, el conflicto no acabará y seguirá alcanzando dimensiones muy graves y grandes, como el mundo ha visto durante las últimas semanas", con la ofensiva lanzada por Israel el 27 de diciembre pasado en la Franja de Gaza, indicó Ramonet.

En los debates, que concluirán el próximo sábado con una Asamblea General por Palestina, intervendrán reconocidos intelectuales del Foro Social, como los sociólogos Emir Sader, de Brasil, y Boaventura de Souza, de Portugal, que ya han expresado duras críticas contra Israel y han exigido su "retirada definitiva" de la Franja de Gaza.

Más allá de la cuestión palestina, en la "Tienda de Solidaridad con los Pueblos sin Estado" también se analizarán otras situaciones, como las del Kurdistán y los indios mapuches en Chile y Argentina, o las de los indígenas del Altiplano suramericano.

La cuestión palestina también ocupó hoy decenas de conferencias celebradas en el Foro Social Mundial, que desde su creación en el 2001 ha tenido al conflicto en Oriente Medio como uno de sus asuntos centrales.

Incluso, activistas de grupos palestinos que participan en el Foro Social de Belén organizaron una marcha por la Universidad Federal de Pará, una de las sedes del evento, para "condenar la agresión" israelí a la Franja de Gaza durante 22 días.

Ese clima seguramente será reforzado hoy mismo por los jefes de Estado de Venezuela, Hugo Chávez, y Bolivia, Evo Morales, los únicos del mundo que han expulsado de sus países a los embajadores de Israel y asistirán a diversos actos en el marco del Foro Social.

El principal de ellos será un encuentro con líderes de movimientos sociales, que se celebrará en un centro de conferencias con capacidad para unas 10.000 personas, al que asistirán también los presidentes de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva; Ecuador, Rafael Correa, y Paraguay, Fernando Lugo.

Pese a que el Foro Social está reservado para la sociedad civil, estos cinco mandatarios de "la nueva izquierda latinoamericana" han sido invitados en forma excepcional, debido a la "coincidencia" de ideas entre los activistas y sus Gobiernos, según han explicado fuentes de la organización.