Público
Público

La fortaleza del yen frena al gigante Toyota

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El gigante japonés del motor Toyota registró entre abril y junio una caída de su beneficio neto del 28 por ciento a pesar del aumento de sus ventas, perjudicado por la fortaleza del yen frente a un dólar que no termina de levantar la cabeza.

La debilidad del dólar ha golpeado duramente a la mayoría de los grandes exportadores nipones, pero en el caso de Toyota el batacazo es aún mayor puesto que el fabricante japonés destinaba tradicionalmente uno de cada tres vehículos al mercado de EEUU.

De esta forma, Toyota registró entre abril y junio un beneficio neto de 353.600 millones de yenes (3.225 millones de dólares), lo que supone una caída del 28,1 por ciento frente al mismo período del año anterior, y un beneficio por operaciones de 412.500 millones de yenes (3.767 millones de dólares), el 38,9 por ciento menos.

La publicación de estos resultados se produjo minutos después del cierre de la Bolsa de Tokio, pero el clima de incertidumbre ya había motivado una caída del 1,29 por ciento del grupo Toyota al cierre de la sesión bursátil de hoy.

Debido al efecto adverso del cambio de divisas, y a pesar del aumento de 24.000 unidades en sus ventas hasta colocar un total de 2,19 millones de vehículos en todo el mundo, Toyota ha visto cómo entre abril y junio menguaban sus ganancias.

La primera empresa de Japón, eterno rival de la estadounidense General Motors para el cetro de primer fabricante mundial, registró unos ingresos netos de 6,22 billones de yenes (56.806 millones de dólares) entre abril y junio, una caída del 4,7 por ciento.

La empresa, que achacó el empeoramiento de sus resultados a la apreciación del yen frente al dólar, la inestabilidad del clima de negocios en el sector del motor y el aumento del coste de los materiales, registró un descenso de sus ventas en Norteamérica y Europa.

En el caso de Norteamérica, el mercado más importante para Toyota, el fabricante japonés vendió 729.000 unidades, un retroceso de 33.000 unidades con respecto al mismo período del año anterior, motivado principalmente por un descenso de la demanda de los camiones.

De esta manera, la compañía anunció hoy que tomará medidas rápidamente para adaptarse a los cambios del mercado, incrementando la oferta de los vehículos que más demandan los consumidores y lanzando nuevos modelos, según señala en un comunicado.

La empresa puede centrar más su atención en los mercados emergentes asiáticos y en los de Centroamérica y Sudamérica, donde sus ventas han crecido de forma notable.

Por ejemplo, en Brasil el volumen de ventas de Toyota Motor entre abril y junio creció cerca del 30 por ciento con respecto al mismo periodo de 2007.

Para el actual ejercicio fiscal Toyota ha decidido mantener sus previsiones de beneficio neto, beneficio por operaciones y ventas.

Los pronósticos, hechos públicos en mayo, apuntan a una reducción del 27,2 por ciento del beneficio neto de Toyota hasta los 1,25 billones de yenes (11.416 millones de dólares) y una caída del 29,5 por ciento de su beneficio por operaciones hasta los 1,6 billones de yenes (14.613 millones de dólares).

También se mantuvieron las previsiones de venta para el actual ejercicio fiscal, que ascienden a 25 billones de yenes (228.341 millones de dólares), un 4,9 por ciento menos que en el año fiscal 2007.

Sin embargo, la demanda en EEUU sigue siendo clave para Toyota y, ante la caída de sus ventas en ese mercado, se ha visto obligada a rebajar su objetivo de venta globales para el año 2008.

La compañía anunció a finales de julio que reducía sus objetivos de venta hasta diciembre de 2008 en 350.000 unidades, hasta 9,5 millones de vehículos.

Además, tras sus resultados recién publicados, se ha despedido por el momento de su meta de alcanzar los 10,4 millones de unidades vendidas en 2009.