Público
Público

La francesa Tessa Worley ganó el gigante de St.Moritz por una centésima

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La francesa Tessa Worley ganó hoy, domingo, el gigante puntuable para la Copa del Mundo de esquí alpino disputado en la estación suiza de St.Moritz, en el que la española María José Rienda no se clasificó para la segunda manga y tras el cual la alemana Maria Riesch sigue líder de la general.

Worley, que venía de ganar el gigante de Aspen (EEUU) por sólo una centésima de ventaja, en aquella ocasión sobre la alemana Viktoria Rebensburg -que hoy fue décima-, le arrebató a la germana el liderato de la Copa de la disciplina tras vencer, de nuevo con esa exigua ventaja, esta vez sobre la finlandesa Tanja Poutiainen.

La francesa, de 21 años, logró hoy su cuarta victoria en Copa del Mundo -todas en gigante- tras las dos que se anotó en Aspen esta temporada y la pasada; y la lograda en Are (Suecia) hoy hace justo un año, el 12 de diciembre de 2009.

Worley se anotó el tercer gigante de la temporada al ganar en la pista Corviglia-Suvretta de la lujosa estación helvética, con salida a 2.435 metros y un desnivel de 395, con un tiempo ganador de minuto, diez segundos y 70 centésimas, una menos que Pouitianen y con 31 de ventaja sobre la eslovena Tina Maze, que compartía tercer puesto con la anterior tras la primera manga.

Tras la frustrante y ventosa jornada del sábado, en la que, tras retrasar una hora el comienzo y acortar el recorrido, se tuvo que aplazar definitivamente un supergigante, hoy al fin se pudo ver esquí de primer nivel -incluso bajo sol radiante y cielo azul, durante la primera manga- en St.Moritz.

Una estación histórica, también en términos deportivos, que albergó los Juegos Olímpicos de Invierno de 1928 y 1948 y los Mundiales de esquí alpino de 1934, 1974 y 2003.

En ella Worley se coloca al frente de la Copa del Mundo de gigante, después de que fallaran en la segunda manga las alemanas Viktoria Rebensburg, campeona olímpica de la disciplina en Vancouver (Canadá), que lideraba la prueba tras el primer acto; y Kathrin Hoelzl, que se salió de recorrido en la bajada definitiva, que afrontó en segunda posición provisional.

No fue el duelo esperado entre Maria Riesch, líder de la Copa del Mundo, y Lindsey Vonn, ganadora de las tres últimas, que estaba reservado para el 'súper' del sábado, porque las mejores esquiadoras del momento han ganado en todas las disciplinas menos en ésta.

Riesch, que mantuvo el liderato general, acabó la vigésima en la primera manga y se conformó con avanzar un puesto; Vonn lo hizo mejor: ascendió del decimosexto parcial al séptimo puesto final.

En la primera manga había marcado el mejor tiempo Rebensburg (1:06.38), con 21 centésimas sobre Hoelzl -campeona del mundo hace dos temporadas en Val D'Isere (Francia)- y 47 sobre Poutiainen y Maze, terceras, con idéntico crono.

María José Rienda, la española con más triunfos en esta competición (seis), que tras tres años parada a causa de dos graves lesiones -'tríada' en la rodilla derecha y rotura de ligamento cruzado anterior en la izquierda- prolonga desde la temporada pasada su búsqueda de metas objetivamente menores, pero subjetivamente tan importantes como las logradas antaño, tampoco logró su objetivo en St.Moritz.

La andaluza marcó un crono de un minuto, nueve segundos y 33 centésimas que le valió el puesto 46, con lo que no entró en la segunda manga que decidió una prueba en la que regresaba Kathrin Zettel, después de estar parada cuatro semanas a causa de dolencias en rodilla y cadera. Tras descansar al sol en Dubai, la austriaca acabó decimotercera, en espera de tiempos mejores.

El dominio alemán se disolvió en la segunda manga, cuya salida hubo de ser retrasada debido al viento. Ni Rebensburg, ni Hoelzl se pudieron beneficiar del marcaje de trazado en el acto decisivo de su técnico, Christian Schweiger.

Hoelzl, que bajaba penúltima, colocó el bastón izquierdo entre sus esquís, provocando un error absurdo que le costó tiempo, al principio, y la salida de pista, al final. A Rebensburg, normalmente inalterable, puede que los retrasos la hayan jugado una mala pasada. El caso es que la campeona olímpica no esquió como acostumbra y sufrió el descalabro que va de tocar la victoria a acabar décima.

Se esperaba el de Alemania, pero hoy fue el día de Francia, que colocó a tres de sus damas entre las primeras seis: Anemone Marmottan fue cuarta y Taina Barioz, sexta; cediéndole el quinto a la canadiense Maire-Michele Gagnon.

A Worley, quinta en la primera manga -a 63 centésimas de Rebensburg- le valió marcar de nuevo el quinto mejor crono en la segunda -en la que la austriaca Marlies Schild, undécima, fue la más rápida- para ganar. Poutiainen (con el séptimo tiempo) y Maze (con el décimo) amarraron la segunda bajada y la acompañaron en el podio.

La estadounidense Julia Mancuso -oro olímpico de la disciplina en Turín'06 (Italia)-, que iba sexta tras la primera bajada, acabó octava.

La Copa del Mundo se reanudará el próximo viernes en Val D'Isere (Francia), donde se disputará el supergigante aplazado ayer, sábado, a causa del viento, aquí en St.Moritz, además de un descenso, el sábado, y una supercombinada, el domingo, que ya figuraban desde el principio en el calendario de competición.

Adrián R. Huber