Público
Público

Los franceses se cuelan en el despacho de Sarkozy en las Jornadas del Patrimonio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Colarse en el despacho del Presidente o contemplar una inmensa lengua de "The Rolling Stones" lamiendo el césped de los jardines del imponente castillo de Chambord son dos de las 15.000 actividades propuestas este fin de semana en Francia con motivo del 25 aniversario de las Jornadas del Patrimonio.

Una larga fila de gente invade el patio del Palacio del Elíseo, lugar de trabajo del presidente Nicolas Sarkozy, que presumiblemente no estará en su despacho mientras miles de personas descubren cómo es la mesa tras la que delibera o de qué marca es el ordenador que utiliza.

Hasta doce millones de personas se sumaron en Francia el año pasado a estas jornadas, que en 2008 se celebran en 47 países entre hoy y mañana.

Es la fiesta del patrimonio, que en el caso del Hexágono galo, el país que más turistas recibe del mundo, es motivo de orgullo especial.

Por ello la ministra de Cultura, Christine Albanel, reclama el "mantenimiento" de su presupuesto "a un nivel correcto" y estima que necesitaría una partida de 50 millones de euros extrapresupuestarios, a pesar de los vientos de austeridad que soplan en un país que ya arrastraba un elevado déficit antes de que golpease la crisis financiera.

Probablemente hace falta mucho más, pues el 41 por ciento de los monumentos clasificados están en condiciones defectuosas, según admite la propia ministra, mientras que el Partido Socialista habla de una base de créditos de 200 millones de euros en seis años para el correcto mantenimiento de una de las señas de identidad del país.

Descascarillado o pletórico, el caso es que el patrimonio francés está de celebración en un fin de semana en el que parece que hasta el caprichoso sol francés se ha conjurado para superar la cifra de público del año pasado, mientras los franceses se despiden oficialmente del verano.

Así, entre otros, se abrirán al público las excavaciones arqueológicas a lo largo de la catenaria del tranvía de Reims o el Memorial de la Jonquera, en el sur de Francia, donde se pueden remontar los caminos que seguían los republicanos españoles exiliados en febrero de 1939.

Otra iniciativa cultural de este fin de semana será la exposición del fotógrafo Daniel Nauraud en los jardines de La Corderie Royale de Rochefort, al este del país.

Pero la original imagen que se ha convertido en el reclamo de estas jornadas es el sexy logotipo de sus "satánicas majestades", que los artistas Nils Guadajin y Claire Trottignon han grabado en el césped que se extiende delante del castillo de Chambord, uno de los más espectaculares del Francia.

Y como las citadas, iniciativas de todo tipo y por todo el país, muchas de ellas al aire libre, como los paseos que propone la capital por el París revolucionario o por los elegantes pasajes y corredores que taladran algunos de sus distritos, la visita al Parlamento o a la sede del Gobierno en Matignon.