Público
Público

Francia se convierte en el nuevo objetivo de los especuladores

La prima de riesgo española se contiene, en una jornada en la que volvió a tocar los 400 puntos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Algo está cambiando en la crisis de deuda europea, y no precisamente para bien. Las despectivas denominaciones con las que hace poco más de un año se utilizaban para englobar a los países de la periferia del euro (Portugal, Irlanda, Grecia y España, los PIGS, según su acrónimo en inglés, que es también la palabra cerdo) caen ahora en saco roto. Ahora no está siendo la periferia sino el corazón del euro el que recibe el castigo más fuerte de los mercados. Italia, la tercera economía de la región, está en el foco de los especuladores, que están llevando ahora sus ataque también hacia otro de los grandes, Francia, cuya prima de riesgo también está en niveles máximos desde la puesta en marcha de la moneda única.

Las dudas sobre el crecimiento en EEUU están agudizando la crisis europea, y la incapacidad de los políticos de la UE de aplicar soluciones rápidas y contundentes al problema de la deuda alienta los movimientos de los especuladores. 'A lo largo de la sesión de ayer se observó un cierre de posiciones cortas (apuestas a la baja), especialmente en el bono italiano, y menos en el bono español, y los especuladores se han movido hacia la deuda francesa', explica Alberto Castillo, analista de Capital Bolsa.

El diferencial francés con Alemania lleva cinco máximos históricos seguidos

Así, las primas de riesgo de España e Italia fueron las únicas en registrar leves descensos en la sesión de ayer (a pesar de que el diferencial español volvió a superar en un primer momento los 400 puntos), mientras el resto de la zona del euro volvían a subir. El diferencial francés respecto a Alemania rozó los 80 puntos, su quinto máximo histórico consecutivo, y el de Bélgica se mantiene por encima de los 200 puntos. Eso teniendo en cuenta que el bono alemán sigue actuando como refugio del dinero más miedoso y su rentabilidad continuó cayendo.

Según los analistas, el escenario en el que ahora se mueven los especuladores contempla la posibilidad de que, España e Italia, por problemas de liquidez, dejen de aportar dinero al rescate de Grecia, por lo que el peso de las ayudas recaería en las arcas alemanas y francesas. Eso dispararía el diferencial de Francia y daría pingües ganancias a los que ahora toman posiciones contra la deuda gala.

Nueva jornada de caída de las bolsas, arrastradas por los malos datos de EEUU

En este clima de tensión, España se enfrenta hoy a los mercados para intentar captar entre 2.500 y 3.500 millones de euros. 'Una buena subasta puede permitir una ligera recuperación de los diferenciales, pero obviamente sólo una acción contundente de las autoridades europeas puede frenar el pánico actual', asegura Castillo.

Por esa razón, todos las miradas se centran en la intervención de hoy de Jean-Claude Trichet tras la reunión mensual del BCE. Una nueva subida de tipos de interés está prácticamente descartada. En cambio, se espera que el principal responsable de política monetaria de la zona euro realice un discurso contundente para frenar los ataques especulativos. 'Activar de nuevo la compra de bonos de los países con problemas sería un parche de urgencia', comenta Castillo. Lo único que los expertos ven que realmente podría frenar la voracidad de las apuestabajistas sería la aprobación de un eurobono.

Con las tensiones en el mercado de deuda, las bolsas siguen acumulando pérdidas. El golpe mortal para los mercados de renta variable llegó, un día más, desde EEUU, con nuevos síntomas de que su económica podría entrar en una nueva recesión (ayer, el disgustó lo dio el dato de actividad en el sector servicios, que bajó hasta el peor nivel desde febrero de 2010).

La Bolsa alemana fue la más castigada, al caer el Dax un 2,30%. Un 1,93% perdió la francesa y un 1,54% cayó el índice Mib italiano. El Ibex 35 español fue el índice que registró un mejor comportamiento; apenas cedió un 0,85%. 'A lo largo de la sesión hubo menos presión sobreel diferencial de la deuda española y eso aflojó la presión sobre el Ibex', asegura el analista de Capital Bolsa.