Público
Público

Francia declara las corridas de toros Patrimonio Cultural Inmaterial

La legislación francesa prohíbe todo acto de crueldad animal, excepto la tauromaquia cuando "una tradición local ininterrumpida puede demostrarse"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Francia ha decidido inscribir las corridas de toros en su lista de Patrimonio Cultural Inmaterial, según ha informado el Observatorio Nacional de las Culturas Taurinas (ONCT). Con esta decisión, el país galo se convierte en el primero en incluir la tauromaquia en un inventario de ese tipo.

Una comisión reunida por el Ministerio de Cultura ha aceptado la solicitud enviada por el ONCT, basada en los requisitos de la UNESCO, y su aprobación 'constituye el reconocimiento institucional del valor cultural de la tauromaquia', según el comunicado del Observatorio.

Esta inscripción, tal y como destaca la nota, corrobora en términos científicos y culturales la legislación gala que desde hace tiempo legaliza las corridas en las regiones donde existe una tradición local ininterrumpida, y consagra la excepción cultural que conduce a la ley a descartar su prohibición en esas zonas.

El expediente presentado por el ONCT destacaba que las corridas 'reflejan la sensibilidad específica de cada uno de los pueblos y comunidades que la comparten, que pertenecen a las artes del espectáculo y que constituyen el núcleo de numerosas fiestas locales'.

El Observatorio señalaba también que 'en su organización y desarrollo la Fiesta está basada en el respeto que los ganaderos, toreros y aficionados sienten por el toro durante su lidia y su cría', y consideraba que la conservación de la riqueza ecológica de los espacios en los que habitan 'está condicionada por la supervivencia de la corrida'.

Francia se convierte en el primer país en declarar la tauromaquia Patrimonio CulturalLas corridas se introdujeron en Francia a partir del siglo XIX y permanecen vigentes en cuatro regiones del sur: Aquitania, Medios Pirineos, el Languedoc-Roussillon y en Provenza Alpes Costa Azul, en donde cada año se celebran festejos en 47 ciudades.

Esas regiones se benefician de una derogación legislativa al artículo del código penal que castiga todo acto de crueldad contra un animal, domesticado o en cautividad, que exceptúa las corridas de toros cuando 'una tradición local ininterrumpida puede demostrarse'.

En junio de 2010, las diputadas Genevière Gaillard (socialista) y Muriel Marland-Militello (conservadora) presentaron en parís una proposición de ley para abolir todas las corridas de toros en el país, que suponen la muerte de unos 700 toros y novillos en Francia.