Público
Público

Francia: El G-20 quiere recortes de los déficits fiscales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mayoría de las economías del Grupo de los 20 cree que la principal prioridad es reducir los déficits presupuestarios, dijo el viernes la ministra de Finanzas francesa, Christine Lagarde.

En un aparte de la reunión de ministros de Finanzas y banqueros centrales del Grupo de las 20 mayores economías del mundo, Lagarde afirmó que sólo una minoría habló en el encuentro a favor de mantener el crecimiento económico como la primera prioridad.

Los países se han cerrado en un debate sobre lo pronto que deben reducir el gasto, y algunos argumentan que reducirlo demasiado pronto puede llevar a una nueva recesión.

"Hay una mayoría que pone la consolidación presupuestaria como la primera prioridad", comentó a la prensa.

"Hablamos mucho sobre crecimiento y la compatibilidad del crecimiento con la necesaria consolidación presupuestaria, especialmente en las economías desarrolladas y no sólo en Europa", acotó.

Los déficits fiscales y las deudas se dispararon en los últimos dos años, cuando los gobiernos del mundo se lanzaron a apuntalar a los alicaídos bancos y a inyectar recursos para revitalizar a la economía desde su peor recesión en décadas.

La recuperación es más frágil en la zona euro, admitió Lagarde, y agregó que aquellos países con deudas más altas se deberán mover más rápido que los demás.

Lagarde agregó que muchos organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional creen que el crecimiento económico estaba volviendo en varias partes del mundo, aunque con un riesgo de sobrecalentamiento en algunas regiones.

"Claramente, hay crecimiento, algunas veces demasiado fuerte y con el riesgo de sobrecalentamiento en algunas regiones, especialmente en mercados emergentes como América Latina y algunos países de Asia", acotó.

Lagarde reconoció que el Banco Central Europeo había actuado responsablemente durante la crisis de deuda de la zona euro y calificó el euro como una moneda creíble.

"El BCE ha tenido el coraje y la lucidez, en ocasiones como hace 18 meses y unas pocas semanas atrás, de tomar las decisiones adecuadas bajo circunstancias excepcionales y yo celebro que haya sido tan responsable", agregó.

El euro, debilitado por las preocupaciones sobre los riesgos de contagio de la crisis de deuda que surgieron en Grecia, se hundió a mínimos de cuatro años el viernes contra el dólar.

"El euro es una moneda común buena y creíble", aseveró.

Lagarde subrayó la "interdependencia" de los países de la zona euro y afirmó que los paquetes de ayuda de la región para Grecia y el bloque monetario habían ayudado a tranquilizar a los socios.

"Tuve la impresión de que nuestros socios estaban más tranquilos con el mecanismo que establecimos. (El secretario del Tesoro estadounidense) Tim Geithner, por ejemplo, destacó la calidad y velocidad de las dos medidas", comentó.