Público
Público

Francia registró un déficit comercial récord en 2007 con 39.171 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia tuvo el pasado año un déficit comercial récord de 39.171 millones de euros, frente a los 28.238 millones del ejercicio precedente, por el aumento más rápido de las importaciones frente a las exportaciones, y eso pese a la disminución de la factura energética.

Según las cifras presentadas hoy por las Aduanas, la progresión de los intercambios comerciales franceses se desaceleró en 2007, con un incremento del 5,4 por ciento de las importaciones (+9,9% en 2006) hasta 439.340 millones de euros, y un alza del 3% de las exportaciones (+9% en 2006) con 400.169 millones.

Eso pese a que la factura energética, esencialmente derivada de las compras de hidrocarburos, disminuyó en 1.300 millones de euros pese a la evolución del precio del petróleo para quedar en 45.200 millones, precisaron las Aduanas en un comunicado.

Al margen de la energía, el ritmo de incremento de las adquisiciones francesas en el exterior siguió siendo elevado el pasado año en productos agroalimentarios (+8,6%) y para la industria civil (+6,7%), y muy en particularmente para el automóvil (+11%) y los equipamientos mecánicos (+12%).

Las importaciones experimentaron un tirón excepcional en procedencia de China (+17,2%) e India (+11,6%), mientras que tuvieron un comportamiento más moderado las de origen en otros países de la Unión Europea (+5,2% con 275.569 millones de euros).

No obstante, Alemania y España, que son los principales socios comerciales de Francia, lograron vender en 2007 un 8,2% y un 7,3% más respectivamente que en 2006.

En lo que se refiere a las exportaciones, tuvieron una evolución particularmente favorable las de productos agroalimentarios (+7,6%) y de bienes intermedios (+5,1%), mientras que experimentaron una significativa ralentización las de la industria civil (+2,4%), lo que tiene que ver con el casi estancamiento del sector automovilístico (+0,2%) y de los bienes de equipo (+0,1%).

Por destinos, las ventas al resto de los Estados de la Unión Europea sólo aumentaron el 2,6% y el saldo negativo se amplió hasta 15.993 millones de euros (27.561 millones si sólo se tienen en cuenta los miembros de la zona euro).

Especialmente significativo fue el descenso de las ventas a España, aunque ligero (-0,2%), debido sobre todo a la caída de los envíos de las industrias automovilísticas y aeronáuticas.

Tampoco subieron mucho (+2,4%) las exportaciones a Alemania y al Reino Unido (+1,2%), los otros grandes socios comerciales de Francia.

El fuerte desarrollo de Asia permitió aumentar los envíos en un 7,3%, en particular en dirección de India (+28,1%) y de China (+12,1%), pero la balanza negativa con ese continente se disparó hasta los 25.917 millones de euros.

Los intercambios con América no experimentaron grandes cambios, con una caída del 1,7% de las exportaciones que se explica por el bajón a Estados Unidos (-5,5%) y un alza del 2,2% de las importaciones, también por Estados Unidos.

El secretario de Estado del Comercio Exterior, Hervé Novelli, presentó frente al deterioro del agujero del déficit un programa de diez medidas que pasa en particular porque las grandes multinacionales francesas arrastren a las pequeñas y medianas empresa para que éstas se lancen a la exportación.