Público
Público

Francia vuelve a entrenar tras el boicot de los jugadores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección francesa volvió a entrenar el lunes para preparar su último partido del Grupo A del Mundial 2010 en el que se enfrentará a Sudáfrica, un día después de boicotear la sesión de entrenamiento del domingo para mostrar su solidaridad con el delantero Nicolas Anelka, expulsado del torneo.

Todos los jugadores franceses acudieron al campo de entrenamiento de Knysna, en la región Cabo Occidental, y se prepararon para realizar su último entrenamiento antes del partido del martes en Bloemfontein.

A los periodistas se les pidió abandonar el recinto después de los primeros 15 minutos, pero un portavoz del equipo dijo que la sesión se había realizado con total normalidad.

"Todos estuvieron ahí", indicó. Incluyendo al preparador físico Robert Duverne, que tuvo una acalorada discusión con el capitán Patrice Evra el domingo tras enterarse de que los jugadores habían decidido no entrenar.

Evra y sus compañeros se negaron al entrenamiento como protesta contra la decisión de la Federación Francesa de Fútbol (FFF) de expulsar a Anelka del equipo tras insultar groseramente al seleccionador Raymond Domenech en el descanso de la derrota por 2-0 ante México, la semana pasada en Polokwane.

Entre los incidentes del domingo, el gerente de la selección, Jean-Louis Valentin, anunció su dimisión por lo que definió como un escándalo.

El enfrentamiento provocó incluso la intervención del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que pidió a la ministra de Deportes, Roselyne Bachelot, que prolongara su estancia en Sudáfrica para hablar el lunes con Evra, Domenech y el presidente de la FFF, Jean-Pierre Escalettes.

La prensa francesa criticó duramente a "Les Bleus" el lunes, culpando a los jugadores, al entrenador y la federación francesa de una crisis en la que todos coinciden que ha avergonzado al deporte y a la nación francesa.

La ex estrella Zinedine Zidane, de 37 años, también se sumó a las críticas por el comportamiento de algunos de sus ex compañeros de selección.

"Respecto a los jugadores (...) no estoy de acuerdo con el hecho de que se negaran a ir al campo de entrenamiento", dijo en Johannesburgo Zidane, que se retiró después de la final de 2006 en la que Francia perdió en los penaltis ante Italia, después de ser expulsado por propinar un cabezazo a un rival.

"Hay dos cosas que serán recordadas en este Mundial -el ganador y el hecho de que el equipo francés se negó a asistir a la sesión de entrenamiento antes de su partido con Sudáfrica", agregó.

Estaba previsto que la selección viajara más tarde a Bloemfontein, donde está programado que comparezcan en rueda de prensa el seleccionador y un jugador.