Público
Público

Francisco Camps planea un nuevo Gobierno para frenar el desgaste de la operación Gürtel

El presidente valenciano busca reforzar su equipo para contraatacar a la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El archivo por parte del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana de la causa que se seguía contra el president, Francisco Camps, es para el PP una buena noticia a medias. A medias, porque los recursos de la Fiscalía y del PSOE prometen seguir dando dolores de cabeza a los conservadores. En el propio partido lo reconocen. 'Aunque, de puertas afuera, tenemos que irradiar optimismo, todavía nos queda camino por recorrer', admite un dirigente del partido presidido por Mariano Rajoy. Para frenar el desgaste, Camps baraja reforzar su Gobierno con perfiles más políticos.

Mientras los recursos judiciales se resuelven, el reto del PP en Valencia es el de mantenerse activo, el de no dar la impresión de que todo está parado a expensas de que las implicaciones de Camps en el caso Gürtel sean aclaradas. Precisamente esta ha sido una de las críticas al Gobierno de Camps que más ha estado en boca de la oposición y que más preocupan dentro del partido, máxime cuando el recurso de Anticorrupción ante el Supremo podría tardar de ocho meses a un año en resolverse.

En este contexto, ¿cuáles son los diferentes escenarios a los que puede enfrentarse el PP de la Comunidad Valenciana en los próximos meses?

La opción inmediata que cuenta con más posibilidades, según fuentes próximas al presidente de la Generalitat, es la de una remodelación del Ejecutivo. Independientemente de la profundidad de los cambios que Francisco Camps quiera acometer, no tardará en buscar un sustituto para el conseller de Medio Ambiente, José Ramón García Antón, fallecido recientemente.

El resto de los movimientos previstos por Camps irían encaminados a acabar con las críticas de inactividad y a rodearse de perfiles más políticos, como es el caso de Juan Cotino, ahora conseller de Bienestar Social y director general de la Policía con José María Aznar.

El líder de los conservadores valencianos sabe que le espera un curso muy duro y que con la crisis económica y sus asuntos pendientes con la justicia les va a ser imposible mantenter un perfil bajo. 'No podemos estar callados, la oposición nos va a disparar todos los días con el caso Gürtel y tenemos que estar preparados para defendernos', dice un diputado.

¿Para cuándo estos cambios? En los últimos días destacados dirigentes del Partido Popular valenciano han evitado pronunciarse escudándose en que 'es algo que le corresponde al president'. No obstante, señalan como clave la semana que arranca mañana teniendo en cuenta que el día 28 se celebrará un pleno parlamentario. Hay quien mantiene que sería la fecha adecuada para que Camps hiciera públicos unos cambios en los que una de las incógnitas es si Ricardo Costa, secretario general de los conservadores valencianos, entra en el nuevo ejecutivo. Al igual que Camps, Costa estuvo imputado en la rama valenciana del caso Gürtel.

Pese a que desde la oposición se ha alertado en las últimas fechas de la posibilidad de que Francisco Camps convoque elecciones anticipadas, su entorno resta credibilidad a esta posibilidad. Los que han puesto sobre la mesa esta vía defienden que sería la forma idónea por la que el president se sometiera al examen de la ciudadanía después del 'primer tramo del caso Gürtel'.

'Si sale victorioso, que es lo más posible porque en las europeas ya ganamos de calle, su liderazgo resultaría reforzado y emprendería una nueva etapa política con más fuerza', apunta un compañero del presidente Camps.

El propio Camps ya descartó esta opción hace poco más de un mes en un acto con José Blanco, ministro de Fomento. Preguntado sobre si esperaba ser presidente de la Generalitat en 2010, año previsto de la llegada del AVE a Valencia, respondió afirmativamente. 'Hasta 2011, como no hay elecciones autonómicas, espero estar como presidente de la Generalitat'.

Más a largo plazo, tendrá que decidirse la postura a adoptar en la Comunitat si el Supremo abre un nuevo proceso contra Camps. En este supuesto, todas las fuentes coinciden en que Camps tendría que apartarse. 'El partido no podría asumir el desgaste que esto supone', explica un alto dirigente .

Habría llegado entonces el momento de buscar un recambio. Siempre se ha hablado de Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, como la dirigente mejor situada. Pero ahora hay quien cree que ha quedado 'debilitada' desde que la justicia pusiera en el punto de mira su etapa al frente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Esto, sumado a que la propia Barberá no parece muy dispuesta a abandonar la alcaldía. También hay fuentes que meten en esta quiniela al vicepresidente, Vicente Rambla.

No obstante, en el entorno de Rajoy aseguran no tener ningún miedo a lo que pueda ocurrir. 'Las urnas siempre acaban dándonos la razón', dicen.

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, consideró ayer que “hay datos objetivos que ha conocido toda España” para demostrar la persecución que sufre su partido y que les llevó a solicitar la comparecencia en el Congreso de los Diputados de varios ministros. En una entrevista en Onda Cero recogida por Ep, De Cospedal inisitió una vez más en que “el PSOE está utilizando a las instituciones del Estado en beneficio propio”. Además, añadió que la persecución que está sufriendo el PP atenta contra el derecho al secreto de las comunicaciones y la presunción de inocencia.