Público
Público

Fred Goodwin: el banquero ajusticiado

El exdirector del RBS pierde el título de 'Sir' por su pésima gestión económica del banco durante el inicio de la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fred Goodwin es sin duda el banquero más odiado de Reino Unido y hoy ha recibido un trato que hasta el momento sólo se le había aplicado a los peores criminales y dictadores. Un tribunal formado por cinco funcionarios ha decidido quitarle el título de caballero de la corona británica por su papel en los inicios de la crisis, por lo que dejará de ser tratado como Sir Goodwin.

Bajo su mando, el Royal Bank of Scotland (RBS) registró las pérdidas más importantes de su historia (27.000 millones de euros), lo que forzó al Gobierno del entonces primer ministro británico, Gordon Brown, a comprar acciones del banco llegando a su casi total nacionalización para evitar la quiebra (el Estado se hizo con el 95% en 2009).

Después se conoció que por sus años como directivo del RBS le correspondía una pensión vitalicia de 725.000 euros al año. Aquello desató un torrente de críticas e indignación en la sociedad y la política que llegó a traducirse en varios intentos de agresión.

Goodwin, todavía Sir, decidió reducirse la pensión a la mitad, pero lo poco que le quedaba de su reputación siguió cayendo en picado.

La decisión de revocarle el título la conoció ayer por medio de Robert Kerslake, jefe del comité que ha estudiado su caso. En un comunicado, Kerslake explico las razones del castigo: 'El impacto de sus actos como director ejecutivo del RBS hizo de este un caso especial. En 2008, el Gobierno tuvo que inyectar 20.000 millones de libras para recapitalizar el banco y asegurar su supervivencia para evitar el colapso total del sistema financiero británico. La necesidad de que el Gobierno siguiera incrementando su capital llevó a una inyección total de 45.500 millones de libras de los contribuyentes'.

'Fred Goodwin -sigue la nota- fue el máximo responsable de la toma de decisiones de RBS en aquel momento [...] lo que nos lleva a decidir que no pueda seguir manteniendo un título por los servicios prestados a la banca'.