Público
Público

El frenazo mundial pone en riesgo que España pueda crecer exportando

La OCDE confirma que la economía encadena ya un año de ralentización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Se confirma. Esto se está parando. Las economías de los 34 países de la OCDE crecieron en conjunto un raquítico 0,2% en el segundo trimestre, encadenando (tras el 0,3% registrado de enero a marzo) el cuarto consecutivo creciendo menos que el anterior. 'La ralentización fue especialmente señalada en la zona del euro y la Unión Europea', recordó ayer la OCDE, 'con el crecimiento del PIB quedándose en el 0,2% frente al 0,8%' que se obtuvo entre enero y marzo. No son buenas noticias para nadie, pero menos para países que tienen la demanda interna estancada y han empeñado sus expectativas en el buen funcionamiento del sector exterior. Ejemplo: España.

El Gobierno mantiene en el 1,3% sus previsiones de crecimiento de la producción de bienes y servicios (PIB) para 2011. Todo ese crecimiento tiene que aportarlo el saldo exterior (la diferencia entre lo que crecen las exportaciones, incluido el turismo, y lo que aumentan las importaciones). La aportación interna formada por el consumo privado, la inversión de las empresas y el gasto público nacionales es, en las previsiones del Ejecutivo, del 0%. Nada.

El PIB de los 34 países creció un 0,2% en el segundo trimestre del año

Los datos de exportaciones y turismo sorprenden positivamente mes a mes, alentando la creencia de que se puede crecer desde fuera y, aunque el consenso de los analistas sitúa el crecimiento español por debajo del 1% (ayer Bank of America reiteró su 0,8%), se debe en mayor medida a que esperan que la demanda interna caiga. Algunos confían que el sector exterior vaya incluso mejor de lo que estima el Gobierno.

Sin embargo, desde el servicio de estudios de una importante entidad financiera comentaron ayer a Público que datos de las últimas semanas como el del parón de la economía germana, que creció un 0,1% en el segundo trimestre después de haberlo hecho al 1,3% en el primero, 'introducen un sesgo negativo en las previsiones españolas, teniendo en cuenta el peso de Alemania en el sector exterior' de este país (10,4% del total de exportaciones españolas entre enero y junio, con un crecimiento interanual que fue del 14,7%). La propia Alemania, que depende mucho más de las exportaciones, se está parando porque el mundo que le compra lo hace, aunque ayer el Bundesbank reiteró su previsión del 3% para este año.

Es una epidemia. Francia no creció en el segundo trimestre pese a haberlo hecho un 0,9% en el primero. Este país fue el principal destino de las exportaciones españolas hasta junio (18,1%) del total, un 11,3% más que en 2010.

El ritmo exportador español puede verse afectado sobre todo en 2012

EEUU también ha decepcionado con sus datos macro y ayer Goldman Sachs se convirtió en el tercer banco del país (tras JP Morgan y Citi) que revisa a la baja sus pronósticos de crecimiento, pasando del 1,7% previo al 1,5%.

'En lo que queda de año es difícil que dé tiempo a que se tuerzan las cifras en exceso pero más seria puede ser la situación el próximo año', añaden las citadas fuentes.

En el mismo sentido opina José García-Montalvo, catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra. Los datos indican que, de momento, 'internamente España no va a mejorar. La renta salarial no sube, el desempleo no se reduce, no tenemos la opción del gasto público por los compromisos de recorte del déficit, la inversión de las empresas no se reanima. Todo depende del exterior. Y hay datos que ya preocupan. El turismo está yendo muy bien pero la llegada de alemanes ha empezado a ralentizarse. Habrá que ver qué ocurre el año que viene. En exportaciones estamos viviendo el impulso económico de finales del año pasado, pero esto puede cambiar cuando alemanes e ingleses vean que no crecen al ritmo que pensaban', añade.

Quedan los países emergentes, que siguen creciendo con fuerza y las exportaciones hacia ellos también, aunque sus pronósticos empiezan a ser revisados.

Para Montalvo, la solución contra el estancamiento mundial es muy complicada porque hasta ahora cada burbuja se ha atajado con una nueva mayor. 'La tecnológica se superó con una financiera. La última, la burbuja más grande, es la que implica a todos, a la que contribuye todo el mundo, que es la de deuda pública. Desinflar este tipo de burbujas es muy complicado'.

DISPLAY CONNECTORS, SL.