Publicado: 07.11.2013 11:38 |Actualizado: 07.11.2013 11:38

El "frenesí" inversor de Twitter mira de reojo al fiasco de Facebook

La red social de mensajes cortos llega a la bolsa de Nueva York dejándose querer por los inversores, que aún dudan de si la empresa será un gran negocio u otro fiasco bursátil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Twitter se está dejando querer en Wall Street donde los inversores, aunque no las tienen todas consigo, parecen estar dispuestos a comprar la idea de que los mensajes cortos a través de internet son un gran negocio, o al menos lo será, porque a día de hoy la empresa californiana genera pérdidas. El proceso de salida a bolsa de esa red social, que debutará finalmente el jueves, se ha ido calentando hasta desatarse lo que algunos analistas califican ya de "euforia" por echar mano a los títulos de Twitter en medio de un ambiente bursátil en el que los activos de las "puntocom" suben como la espuma.

La compañía no ha podido impedir contagiarse de ese entusiasmo y hoy fijó el precio de salida de su acción en 26 dólares, frente a la más modesta valoración de 17 a 20 dólares de hace tan solo dos semanas. Twitter planea vender 70 millones de participaciones, además de otros 10,5 millones en opciones, por lo que su capitalización bursátil rebasa los 14.000 millones de dólares, esto es casi 3.000 millones más que a finales de octubre. Estos números se apoyan fundamentalmente en proyecciones de crecimiento de Twitter, unos cálculos que hacen desde la propia empresa y cuyo consejero delegado, Dick Costolo, ha estado promocionando a los grupos de inversión que acuden a la cita atraídos por el runrún de lo web, aunque mirando de reojo lo ocurrido con Facebook.

Facebook se estrenó en Wall Street el 18 de mayo de 2012 tras unas semanas de frenesí, en un ambiente de fiesta y valorada en 100.000 millones de dólares. Pocos presagiaban que durante los primeros 12 meses se pegaría el tortazo que se pegó contra el parqué neoyorquino. Sus activos de depreciaron un 30 % el primer año, unos y otros había sobrestimado al gigante de las redes sociales y eso que, a diferencia de Twitter, Facebook ya era una empresa rentable y contaba con más de 900 millones de usuarios activos.

En el último trimestre, Twitter registró pérdidas operativas por 63 millones de dólares, casi el doble que entre abril y junio, y el triple que entre enero y marzo. Su servicio es usado por 230 millones de personas. "Es una de las apuestas puras en el futuro de internet", aseguró Geoff Yang, fundador de la empresa de inversión Redpoint Ventures, en una columna de opinión publicada hoy en All Things Digital. Yang ve a Twitter como la próxima Google o Amazon y refuta vehementemente a quienes encuentran indicios de burbuja detrás de la llegada a bolsa de esta plataforma.

Para este experto, Twitter está al principio de una curva ascendente, mientras que Facebook ya era demasiado grande para ofrecer unas tasas de mejora considerables cuando se hizo pública. "Las perspectivas de crecimiento de Twitter empequeñecen a las que tenía Facebook cuando lanzó su Oferta Pública de Venta de acciones", señaló Yang, quien, todo sea dicho, no es imparcial, ya que tiene intereses en Twitter. Su mensaje es un ejemplo del que se comunica estos días para disipar los temores de los escépticos, y de los más prudentes, que ven una espiral de sobrevaloración de esta red social, como ya ocurrió con Facebook, con el agravante de que ni siquiera es rentable.

En un análisis publicado hoy por The Wall Street Journal ya se pronostica que Twitter "podría ser un fiasco como Facebook" y como otras empresas de internet que antes que ellas buscaron en los mercados el dinero que necesitaban para seguir funcionando con la promesa de que algún día serían un buen negocio dado que la gente usa masivamente sus servicios. Groupon y Yelp cotizaron a la baja más de un 20% tras sus primeros tres meses en bolsa, Pandora perdió en ese mismo tiempo un 50% de su valor inicial y Facebook casi lo mismo. En todos los casos han remontado con el tiempo y se han revalorizado contagiadas por la reciente tendencia alcista en torno a la tecnología, algo que preocupa a los directivos de Netflix y Tesla que ya han advertido de un exceso de confianza de los inversores. Facebook vale ahora un 27 % más que su primer día en el Nasdaq, aunque en los últimos días sus activos se han enfriado.