Público
Público

Un frente controlado y otro "virulento" en el incendio de Ávila

La Junta de Castilla y León habilitará un plan especial para paliar los efectos de las llamas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El subdelegado del Gobierno en Ávila, César Martín, ha dicho hoy que actualmente hay dos frentes en el incendio declarado en esta provincia, uno prácticamente controlado en el municipio de El Arenal, y otro 'virulento' y 'descontrolado' en San Martín del Pimpollar.

Para intentar controlar completamente las llamas, la Unidad Militarizada de Emergencias (UME) ha establecido dos contrafuegos, según ha informado César Martín.

El incendio ha acabado con la vida de dos personas, un profesor de 63 años y un capataz de la empresa Tragsa, enviado por la Comunidad de Madrid para apoyar las labores de extinción.

El presidente de la Diputación de Ávila, Agustín González, ha indicado que la Junta de Castilla y León se ha comprometido a habilitar un plan especial de inversión para paliar los efectos producidos en los municipios afectados por el incendio.

'He acompañado a los presidentes de la Junta y de las Cortes regionales en su recorrido por el corazón del desastre, los pinares del Valle del Tiétar y, en esa visita, Juan Vicente Herrera se ha comprometido a recuperar lo que se ha perdido', ha afirmado González.

El objetivo de este plan especial será 'estar al lado de los afectados a través de todas las consejerías competentes' y 'agilizar la evaluación de los daños para articular este plan y ponerlo en marcha cuanto antes'.

Ávila no es la única provincia que está sufriendo por los incendios. En Zaragoza muchos vecinos han tenido que ser desalojadas por el incendio declarado este mediodía, en la localidad de Jaulín.

El fuego comenzó en una zona agrícola y rápidamente se extendió a un área de pinar. El Gobierno de Aragón, que ha establecido el nivel de alerta 2, ha puesto en marcha un amplio dispositivo para sofocar las llamas, pero las complicadas condiciones térmicas, de baja humedad y altas temperaturas, están haciendo muy complicada la extinción de este incendio.

De momento, los vecinos de tres urbanizaciones han tenido que ser desalojados por motivos de seguridad. Se trata de una veintena de vecinos de la urbanización Bosque Alto y los de Montepinar y Val Pinar, que en estos momentos están abandonando sus casas y cuyo número aún se desconoce.

Otras sesenta personas de la localidad de Valmadrid también han tenido que desalojar sus domicilios, según han informado fuentes municipales.