Público
Público

La frontera de Honduras con Nicaragua sigue en tensa calma y bajo toque de queda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La zona fronteriza de Honduras con Nicaragua, por donde ha pretendido entrar el depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, se mantiene en tensa calma y bajo un toque de queda ampliado hoy por el Gobierno de Roberto Micheletti.

El toque de queda, vigente desde el viernes al mediodía, tiempo local, en la región fronteriza, se prorrogó otras 12 horas, de 6.00 a 18.00 (de 12.00 a 00.00 GMT), de hoy, informó un portavoz de la Presidencia hondureña.

Entre otros sectores limítrofes con Nicaragua, la medida abarca todo el departamento oriental de El Paraíso y este domingo se amplió a los municipios de San Marcos de Colón, Duyure y Concepción de María, de Choluteca (sur).

Alrededor de medio millar de seguidores de Zelaya, según constató Efe, continúan en un retén policial en la salida de la localidad de El Paraíso, a unos 12 kilómetros del puesto fronterizo de Las Manos, por donde el depuesto presidente, que exige su reinstalación en el poder, ingresó brevemente el viernes.

Zelaya llegó de nuevo ayer al lado nicaragüense de Las Manos, sin intentar entrar a Honduras, y aunque anunció que acamparía en ese lugar sábado y domingo, se regresó al poblado de El Ocotal (Nicaragua), donde pernoctó.

Un grupo de simpatizantes del depuesto gobernante logró llegar por vías alternas hasta Las Manos, que se mantiene bajo fuerte vigilancia policial y militar.

El jefe de la Dirección General de Servicios Especiales de Investigación de la Policía Nacional, René Maradiaga, aseguró a la prensa que la situación en las fronteras de Honduras -con Guatemala, El Salvador y Nicaragua- "está normal, a excepción de Las Manos".

El subcomisionado de la Policía en El Paraíso, Atilio Flores Morazán, indicó que en el retén hacia Las Manos "hay un grupo de personas que todavía están en el lugar (...) de manera pacífica", y que "otras ya se han retirado".

El oficial añadió que varias personas, aunque no precisó cuántas, han sido detenidas por violar el toque de queda, las que fueron liberadas al expirar cada período de vigencia.

Entre las personas a quienes se ha impedido llegar a Las Manos se encuentra la familia de Zelaya, cuya esposa, Xiomara Castro, rechazó ayer el ofrecimiento del Gobierno de Micheletti de brindarle un "vuelo privado" para ir "a donde lo requieran".

El cadáver de un supuesto simpatizante de Zelaya fue encontrado ayer en la zona fronteriza, con señales de tortura, pero la Policía ha rechazado señalamientos de que la víctima había sido detenida por miembros de ese cuerpo.

Los militares derrocaron a Zelaya el 28 de junio pasado, cuando el Parlamento designó en su lugar a Micheletti, hasta ese día titular del Legislativo; ambos son del gobernante Partido Liberal.