Público
Público

El frufrú de los miriñaques

La V Ruta Literaria sobre el Romanticismo, que se celebra el 5 de junio en la ciudad extremeña de Almendralejo, pretende ser un viaje en el tiempo a la España del siglo XIX, en la que compartir una jornada con el mismo Espronceda.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hasta cinco representaciones teatrales, espectáculos de baile, conciertos de música y recitales de poesía en cada rincón de la ciudad, sin olvidarnos del vino y la gastronomía de la Tierra de Barros, acompañarán al visitante en este viaje en el tiempo. Esta V Ruta Literaria sobre el Romanticismo finalizará con un pasacalle multitudinario y la lectura colectiva del himno de Espronceda: La Canción del Pirata. Porque Almendralejo es la cuna de José de Espronceda y Carolina Coronado, dos de los máximos representantes del romanticismo literario español.

Desde hace cinco años, un sábado del mes de junio los almendralejenses se engalanan con sombreros de copa, levitas y casacas. Y las damas, ataviadas con corsés, polisones y miriñaques que abultan las faldas y marcan la cintura, lucen elegantes y coloridos vestidos, sombrillas y abanicos, decorados con múltiples lazos y puntillas. Los farmacéuticos se convierten en boticarios, los camareros en taberneros, los dependientes de las tiendas en mercaderes de la época y las calesas de caballo vuelven a pasear sin prisa por sus calles. Esta edición contará con la participación de más 800 personas entre actores, músicos y vecinos de la localidad que, de forma voluntaria, participan en las diferentes actividades.

El núcleo del programa oficial se articula en torno a cinco postas teatrales que abordan, de forma breve y dinámica, diversos aspectos de la España decimonónica. La primera de las representaciones teatrales será Tauromaquia, en la Plaza de Toros de la ciudad y el Museo de las Ciencias del Vino, inspirada en los escritos antitaurinos de la joven revolucionaria y poeta romántica Carolina Coronado. Más tarde, el Palacio de Monsalud acogerá la obra Las del partido, una muestra de la lucha por la supervivencia de las clases menos favorecidas a principios del siglo XIX.

Otro de los asuntos en torno a los que giraban muchas de las tertulias sociales del siglo XIX era el papel que representaba la mujer en la vida cultural de la época. Con la iglesia hemos topado abordará este tema en un escenario privilegiado, el interior de la Parroquia de la Purificación. Los avatares políticos también estaban en boca de todos y dividían el país en Las Dos Españas, obra que se representará en el Parque de Espronceda. Y, por último, La Vendedora de Ungüentos mostrará al público, en los Jardines de Santa Clara, la huella que la picaresca española ha dejado plasmada en la literatura y la cultura de la época.

Habrá, además, diferentes espectáculos de bailes de salón y danza del siglo XIX en la Plaza de España y conciertos de música a cargo del Conservatorio Oficial de Música de Almendralejo en el Círculo Mercantil. Para finalizar, un cortejo de época saldrá desde la Plaza de la Constitución y recorrerá los lugares más emblemáticos de la ciudad, con más de 800 personas engalanadas con los trajes típicos de la época, hasta llegar al Quiosco de la Música del Parque de la Piedad, donde finalizará la con la lectura colectiva, entre bailes y fuegos artificiales, del himno de Espronceda, La Canción del Pirata.

Esta ciudad extremeña fue testigo de algunos de los amores que inspiraron los primeros versos de una bella adolescente y precoz revolucionaria Carolina Coronado. La poetisa paseaba por el antiguo Parque El Espolón, que hoy lleva su nombre, recitando de forma apasionada o llorando la muerte de un amor.

En el Palacio de Monsalud, actual ayuntamiento de la localidad, nació un polifacético José de Espronceda que, desde la niñez, destacó por su imaginación y destreza con la pluma, y que más adelante se convirtió en el máximo exponente del romanticismo español por su uso arriesgado de los versos y la mezcla de los diferentes géneros en sus obras. Espronceda cantaba a la libertad en versos ya imborrables y exaltaba el amor en su Canto a Teresa con cierta morbidez romántica: '...y en un tiempo sin horas ni medida / ver como un sueño resbalar la vida...'

También los Jardines de Santa Clara, el Parque de La Piedad, el Convento de San Antonio, la Casa-palacio de los Marqueses de la Encomienda, el Palacio de Justicia o la Plaza del Altozano, hoy Plaza de Espronceda, fueron escenario de tertulias literarias y encuentros de escritores importantes de la época que, junto a Espronceda y Coronado, hacían de la literatura su forma de vida y arma de lucha.

Capital de la comarca de Tierra de Barros, de fértiles campos que atraviesa desde hace siglos la Ruta de la Plata, Almendralejo es una ciudad amable, llena de viñedos y bodegas, sede del Consejo Regulador de la D.O. Ribera del Guadiana. La Ruta de la Tapa, finalmente, descubrirá al visitante la rica gastronomía de la región, con platos tan tradicionales como la caldereta, el cochinillo a la extremeña, el arroz con liebre, un buen plato de jamón ibérico o unas sabrosas aceitunas aderezadas de la manera más artesanal; y, por supuesto, le tentará con sus blancos frescos y afrutados, sus rotundos tintos y su mejor cava.