Público
Público

Frugone asegura que en su renuncia "no había vuelta atrás"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El crítico hispano-argentino Juan Carlos Frugone, que esta mañana ha presentado su renuncia, que ha sido admitida, como director de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci), ha explicado que en su decisión "no había vuelta atrás" porque el asunto "se había envenenado mucho".

Frugone, quien ha comparecido en una rueda de prensa en la oficina de la Seminci, ha defendido su derecho a contar con un equipo de confianza, ha recordado que los festivales "no nacen ni mueren en una sola edición" y ha efectuado un balance de sus tres años como máximo responsable del certamen.

"Todo trabajador, asalariado o no, tiene derecho a unas mínimas condiciones de trabajo y desgraciadamente el alcalde lo ha tomado como un órdago o un desafío", ha matizado Frugone acerca de un conflicto desencadenado en las últimas tres semanas y que en su opinión debería haberse resuelto "en casa".

A su juicio, "se ha dramatizado algo que no debería haberse tomado así y que no debería haber trascendido más allá del Patronato" del festival, ha insistido respecto a sus "problemas con algunas personas" que le "incomodaban" en el ejercicio de sus funciones y vinculadas al área administrativa.

Se ha referido en concreto al funcionario municipal asignado por el Patronato para labores de gerencia, Francisco Javier Rodríguez Busto, y a la administrativa Soledad Roldán, cuya exclusión de la organización de la Seminci fue solicitada por Frugone el pasado 1 de abril como condición "indispensable" para continuar.

Entre sus logros durante sus tres años de gestión (2005-2007), que ha definido como "medallas que pronto me van a descolgar", ha reseñado una selección de largometrajes que ha dado como frutos la obtención de la Espiga de Oro en 2005 para el director más joven en la historia de la Seminci, el chileno Matías Bize ("En la cama").

"En profunda soledad y jugándomela me atreví a estrenar en 2006 con una película de animación ("Azur et Asmar", del francés Michel Ocelot) y en 2007 ganó la Espiga de Oro de largometrajes, por primera vez, una película española" en las 52 ediciones de la Seminci, ha añadido respecto a "14 kilómetros", de Gerardo Olivares.

Ha desvelado algunos aspectos relacionados con la próxima edición dentro de un primer esquema "mejorable todavía" y que ha bebido ya del último Festival de Guadalajara (México), en cortos y documentales, y espera nutrirse en el inminente de Cannes (Francia).