Público
Público

Se frustra el sueño de Beckham de ganar el campeonato en EEUU

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Real Salt Lake ganó el domingo su primer título en la Major League Soccer estadounidense en los penaltis y dejó con las manos vacías a David Beckham y su L.A Galaxy, después de que la fina quedara 1-1 tras el tiempo reglamentario y la prórroga.

Beckham convirtió su penalti, pero el capitán del Galaxy, Landon Donovan, estuvo entre los jugadores que fallaron en la definición que el Salt Lake ganó 5-4 para quedarse con una inesperada victoria apenas cuatro años después de entrar en la liga.

El Galaxy se puso por delante en el marcador en la primera parte mediante Mike Magee, que conectó un centro de Donovan tras un buen contraataque liderado por Beckham, pero el Salt Lake empató en el minuto 64 con un remate corto de Robbie Findley, que capturó un balón que quedó suelto en el área.

Tras dos tiempos extra de 15 minutos cada uno en el que no varió el marcador, el encuentro se decidió cuando el portero del Salt Lake, Nick Rimando, paró el penalti de Edson Buddle del Galaxy y Robbie Russell convirtió el suyo, dando el campeonato a su equipo.

"Siempre es duro perder, ya sea por penaltis o en el tiempo reglamentario, pero por supuesto podemos sentirnos orgullosos de haber llegado donde hemos llegado", dijo Beckham, cuyo equipo llegó a la final del campeonato un año después de haber tenido una de las peores marcas en la liga.

El Salt Lake se coronó campeón frente a 46.000 seguidores el domingo en el Sounders' Qwest Field de Seattle pese a haber perdido más partidos que los que ganó durante la temporada regular.

El partido terminó con varios lesionados y ambos equipos llegaron extenuados a la tanda de penaltis. Uno de los que no terminó en mejor forma fue Beckham, que jugó infiltrado en el tobillo derecho y hacia el final se notó cuánto le costaba permanecer en el campo de juego.

El centrocampista inglés se vio involucrado en un incidente cuando disputó un balón con el argentino del Salt Lake Javier Morales, que terminó con el sudamericano pidiendo el cambio.