Público
Público

Los frutos secos aumentan la calidad de la dieta mediterránea

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Añadir frutos secos a una dieta mediterránea tradicional rica en verdura y fruta parece ofrecer beneficios adicionales para la salud, según informaron el lunes investigadores españoles.

Una porción diaria de frutos secos ayudó a un grupo de personas mayores a controlar el síndrome metabólico, una serie de desórdenes relacionados como obesidad, colesterol y tensión alta y niveles anormales de glucosa, dijo el equipo de Jordi Salas-Salvado, de la Universidad de Rovira i Virgili, de Tarragona.

"Los resultados del presente estudio muestran que una dieta mediterránea tradicional no restringida en calorías y enriquecida con frutos secos, que son elevados en grasas, grasas insaturadas y apetecibles, es una herramienta útil en el control del síndrome metabólico", indicaron los autores en Archives of Internal Medicine.

Los resultados se suman a la evidencia existente de los beneficios de la dieta mediterránea para la salud. Este tipo de alimentación es rica en verduras, pescado y grasas saludables, como las del aceite de oliva; y baja en carne roja y alcohol.

Estudios previos han relacionado esta dieta con un riesgo menor de diabetes, asma y otros problemas.

Los investigadores observaron a 1.224 personas en España que tenían entre 55 y 80 años y que corrían alto riesgo de desarrollar una enfermedad cardíaca. Un grupo recibió asesoramiento sobre una dieta baja en grasa, mientras que otros dos siguieron la dieta mediterránea.

Uno de los grupos con la dieta mediterránea recibió un litro adicional de aceite de oliva por semana, mientras que el otro consumió 30 gramos adicionales diarios de frutos secos variados.

Al comienzo del estudio, casi dos tercios de los hombres y las mujeres cumplían con los criterios de síndrome metabólico, pero después de un año la condición se redujo alrededor de un 14% entre los que habían comido frutos secos, comparado con el 7% del grupo de aceite de oliva y el 2% del grupo de control con una dieta baja en grasa.

Los frutos secos contienen nutrientes beneficiosos, como fibra, arginina, potasio, calcio y magnesio, así como un alto nivel de grasas insaturadas similares a las del aceite de oliva, indicaron los autores.