Público
Público

Fucked Up despliega toda su energía en la primera noche del MTV Beach

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unos enérgicos Fucked Up, encabezados por su carismático vocalista, Damian Abraham, protagonizaron anoche la primera jornada del MTV Beach, que celebra hasta el sábado su primera edición en Madrid, junto a la banda gallega Triángulo de Amor Bizarro y el trío roquero Nothink.

Desafiando a la amenaza de lluvia que finalmente no se materializó, más de 4.000 personas se dieron cita a orillas del río Manzanares, en la particular "playa" madrileña.

Menos público se encontraron los madrileños Nothink cuando saltaron al escenario pasadas las nueve de la noche, dispuestos a inaugurar el evento con una generosa ración de rock cocinada con tan solo tres instrumentos: guitarra, bajo y batería, suficientes para unir a su causa a muchos de los presentes.

La poderosa voz de su cantante, Juan Blas, unida a la entrega de Álex Ferrero al bajo y Miguel Peñas a la batería hicieron despegar temas como "Polaroids", de su álbum "Spotlights".

Por su parte, los riffs envenenados que dan paso a dos de los cortes de su último trabajo: "In a row" e "Innerzia", entusiasmaron a un joven auditorio sediento de rock, que coreó con entusiasmo durante gran parte de la actuación.

A continuación llegó el turno del grupo de indie rock Triángulo de Amor Bizarro. Herederos del sonido de los irlandeses My Bloody Valentine, pronto se sumergieron en una densa atmósfera creada a base de guitarras, sintetizadores y batería.

Cubiertas por este armazón sonoro, las voces de Isabel Cea y Rodrigo Caamaño, sus dos vocalistas, resultaron apenas perceptibles en canciones como "¿Quiénes son los curanderos" o "El culto al cargo, o como hacer llegar el objeto maravilloso".

Guiados por una potente percusión, el resto de los músicos interpretaron algunos de los éxitos del conjunto. "De la monarquía a la criptocracia" y "Amigos del género humano" fueron recibidos con aplausos y pusieron a bailar a las primeras filas del recinto.

Finalizado su concierto, cedieron el testigo a los canadienses Fucked Up, que llegaron a Madrid precedidos por las buenas críticas que está obteniendo su último CD.

Ataviado con una gorra y ropa ancha, su cantante, Damian Abraham, demostró desde el primer momento que no es un "frontman" al uso.

Tras interpretar "Queen Of Hearts", en la que colaboró la bajista Sandy Miranda, se quitó la camiseta y saltó del escenario, lugar al que no regresó en lo que restó de actuación.

Mientras técnicos y miembros del equipo de seguridad se desquiciaban por seguir sus pasos, Abraham se transformó en un amigo más de decenas de adolescentes junto a los que bailó, saltó y cantó himnos del calibre "The Other Shoe".

Con el escenario en penumbra y el resto de sus compañeros camino de los camerinos, el artista todavía tuvo tiempo de bromear y abrazarse con numerosos fans.

Para mañana viernes por la noche están previstas las actuaciones de los electrónicos Delorean, los valencianos The Casters, la formación irlandesa The Japanese Popstars y los Djs de The Zombie Kids.