Público
Público

Fuente Obejuna libera 'Fuenteovejuna'

El pueblo cordobés logra representar la obra homónima de Lope de Vega en medio de la polémica con la SGAE

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Fuenteovejuna lo hizo!', gritan los vecinos al preguntarles quién mato al comendador. El pueblo responde que todos y ninguno. Porque el pueblo fue el que mató al dictador por sus abusos de poder en la historia real que inspiró a Lope de Vega esta obra de teatro escrita en 1610, basada en un hecho ocurrido durante el reinado de los Reyes Católicos. Este año, el comendador era la SGAE. Ayer, Fuente Obejuna ganó su batalla contra la pretensión de la Sociedad de Autores de cobrar el canon por la representación popular.

Este año, la actuación de los vecinos del pueblo en la plaza que recuerda al genial dramaturgo del Siglo de Oro, por séptima vez desde 1992, está más imbuida del conflicto que ninguna otra. Recordemos: el pueblo se rebela contra la tiranía arbitraria de un comendador que abusa de su poder y requiere el derecho de pernada para impedir el amor entre Laurencia y Frondoso. Y los vecinos acabarán con ese atropello, no para cambiar el orden establecido, sino por un simple deseo de justicia, matando al comendador. Tras ser acusados del asesinato, los vecinos no culpan a nadie pese a ser torturados, no ha sido sino Fuenteovejuna quien ha matado al comendador. Todos a una. Marisa Rodríguez, una de las vecinas de Fuente Obejuna (Córdoba) que participa en la obra en el papel de Jacinta, reconoce que para muchos mellarienses es su única experiencia con el teatro. Sin embargo, muchos han señalado al comendador de esta edición: la SGAE.

La propia alcaldesa de la localidad, Isabel Cabezas, calificaba el canon que requiere la sociedad de autores como 'un abuso' y pedía que los municipios que estén afectados, como en Fuenteovejuna, se unan todos a una. Ella ya ha puesto de su parte negándose a pagar el canon, según reconocía anteayer a Efe. En la obra, los Reyes Católicos conocen los atropellos del Comendador y terminan aceptando el hecho como un acto de justicia popular. Las noticias en los medios de comunicación on-line sobre el canon que pide la SGAE a este pueblo de 5.000 habitantes estaban ayer llenas de comentarios a favor de la rebelión.

Pedían acabar con el comendador del siglo XXI y que, a quienes corresponda el papel de Reyes Católicos, a terminar con la injusticia del derecho de pernada de la SGAE .'Sobre este escenario han trabajado grandes directores, por lo que incluir novedades en esta edición es difícil', reconoce la productora de la obra Fuenteovejuna y presidenta de la compañía Teatro del Arte, Concha de la Casa. Sin embargo, la dirección de la obra, a cargo de Fernando Rojas, ha puesto de su parte por innovar sobre el escenario de la plaza Lope de Vega, en el centro de Fuente Obejuna.

El mismo Rojas dirigió esta representación popular hace nueve años y ahora ha duplicado el número de personas sobre las tablas, hasta alcanzar los 279. También se ha investigado en la Biblioteca Nacional para hallar músicas populares de los romanceros que cantaron coros de niños y mujeres y una voz en off introdujo al comienzo de la obra la vida en la Córdoba de la época. La batalla, que esta vez se desarrolló sobre caballos, consiguió disparar la espectacularidad, además de efectos con fuego en las torturas y otras virguerías.

Pero desde hace días, la obra ha estado marcada por la tarifa que la SGAE requiere al Ayuntamiento de la localidad por actos culturales desde 1998, además del 10% de la taquilla de las representaciones de Fuenteovejuna en 2004 y 2006 y por la de este año en concepto de derechos de autor. En total, 31.000 euros, más otros 5.000 que se calcula que podría llegar a ser la suma de este año. Una cuantía que la alcaldesa de Fuente Obejuna, Isabel Cabezas (PP), considera 'un abuso para un pueblo de unos 5.000 habitantes'. En el día previo al estreno, infundida por el espíritu de la obra de Lope, afirmaba a Efe que la SGAE se tenía que olvidar de cobrar su tarifa.

Y todos a una, de nuevo, la alcaldesa ha recibido el apoyo incondicional de Izquierda Unida, que también ayer anunciaba que solicitará al Parlamento Andaluz que proteja a Fuente Obejuna 'de las agresiones que está sufriendo por parte de la SGAE'. El parlamentario andaluz de IULV-CA por Córdoba, José Manuel Mariscal, animó ayer al Ayuntamiento y a la propia ciudadanía a que siga manteniendo esa 'actitud de desobediencia', ya que es 'la única forma que queda de poder combatir la actitud extorsionadora y chantajista'.

Por su parte, la Sociedad General de Autores y Editores emitió ayer un comunicado en el que rectificaba algunos puntos y se retractaba de sus propios actos de este verano, en el que ha pedido altas cuantías económicas a localidades pequeñas que representan obras clásicas cuyos derechos son de dominio público por haber transcurrido más de 70 años. La entidad afirma que no intervendrá 'ninguna representación escénica si el autor o adaptador de la misma no es miembro de esta sociedad', porque 'las obras del teatro clásico español, de representarse en su versión original (bastante poco probable por su complejidad), estarían exentas del pago ya que pertenecerían al dominio público'.

El autor de la adaptación, Fernando Rojas, aseguró a Público que no pertenece a la SGAE y que ha cedido sus derechos al Ayuntamiento , por lo que Fuente Obejuna no pagará finalmente el 10% de recaudación de este año, aunque sí los 31.000 euros por las representaciones de 2004 y 2006 (cuyas adaptaciones no son de Rojas). Según la SGAE, esta cantidad es fruto del uso de obras administradas por la entidad en 'fiestas, actos, conciertos, bailes y demás manifestaciones artísticas desde 1998'.

Esto vuelve a contradecir a la entidad, que anteriormente había pedido 14.000 euros al Ayuntamiento de la localidad extremeña de Zalamea, de 4.000 habitantes, en concepto de derechos de autor, incluyendo la representación de la obra de Calderón de la Barca. Se trata de una adaptación de Francisco Brines, que ha renunciado al cobro de los derechos, según el Consistorio extremeño. Tras la denuncia de Zalamea, salió a relucir el caso de Fuente Obejuna.

Isabel Cabezas declaró ayer no haber recibido tal comunicación por parte de la SGAE y anunció que, una vez celebradas las funciones (que duran hasta el domingo), se pondrá en contacto con los alcaldes de otros pueblos en situación parecida, como Olmedo y Zalamea, para 'hacer juntos una defensa común' contra la SGAE. Cabezas además pidió 'sensibilidad' frente a un texto clásico que no es representado por profesionales (con 40 contratados), que sale adelante gracias a subvenciones y que, además, es deficitario, 'y mucho más que lo será este año'.La alcaldesa afirma que a finales de julio llegó el ultimátum de la SGAE pidiendo la suma de 31.000 euros, 'sin facturas, sin un listado de los conceptos por los que se pide la cuantía y sin anuncio previo'.

Aunque Isabel Cabezas ha afirmado en todo momento que 'la obra se hará' pese a quien pese, ya que 'se trata de la historia de Fuente Obejuna, y eso está por encima de la SGAE', lo cierto es que apenas dos días antes del estreno hubo dudas. 'Pensamos que no se podría hacer, hubo muchos nervios, además no podíamos dejar que esas dudas llegaran a la gente del pueblo, que tanto esfuerzo ha hecho por la representación', afirmó.

En el Ayuntamiento de esta pequeña localidad cordobesa creen que la suma pone en peligro la puesta en marcha de futuras ediciones. No es una circunstancia baladí. 'En la actual situación de crisis, mucha gente ha encontrado un trabajo temporal gracias a la obra, que promueve la economía de la comarca ya que atrae a espectadores de fuera que desean ver la representación en el lugar donde ocurrieron los hechos de los que habla Lope', dice la alcaldesa.

La representación ayuda al sector servicios no sólo en Fuente Obejuna, sino en toda la comarca del Valle del Guadiato. De momento han aumentado la periodicidad de la representaciones de dos a tres años. 'Hacerlo cada dos significa que cuando acabas una representación tienes que estar pensando en la siguiente, con el desgaste que conlleva para gente que dedica muchísimo tiempo libre a esta obra, pedir subvenciones, etcétera'.

El ambiente en las horas previas era de tensión y nervios. En los últimos días han aumentado los ensayos y los participantes; entre actores y personal técnico superan el 10% de los habitantes de la localidad. 'No nos lo hemos planteado, pero podríamos alcanzar aquí un Guinness, porque en este pueblo es donde más gente se sabe de memoria la obra', bromea orgullosa Concha de la Casa.

No es extraño ver personas estos días que pasean por la plaza central recitando partes del texto de Lope.Al final se vendieron todas las entradas, la obra salió adelante, Fuente Obejuna volvió a matar a su comendador y, tras las torturas, fue perdonada por los Reyes Católicos.