Público
Público

Las fuertes lluvias en Valencia causan el cierre de carreteras y de colegios y pérdidas en los arrozales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las lluvias registradas en la Comunitat Valenciana, que han alcanzado los 330 litros por metro cuadrado en cuatro horas, han provocado el corte de carreteras, el cierre de colegios, el rescate de numerosas personas atrapadas en sus vehículos e importantes pérdidas en las cosechas de arroz.

Estas precipitaciones de "tipo cálido", que comenzaron a caer a media tarde de ayer, han afectado especialmente a Sueca y Riola, en la comarca valenciana de la Ribera Baixa, y Elche, en Alicante, donde numerosos vecinos han pasado las últimas horas achicando el agua que ha entrado en sus viviendas o comercios.

Así, vecinos de la localidad valenciana de Riola afectados por las fuertes lluvias han asegurado que han vivido "un infierno" y que se sienten amenazados por una situación que les "recuerda mucho a la pantanada de Tous" que afectó a este municipio en 1982.

Dolores Martí ha explicado a EFE que ha estado toda la noche sin acostarse "por miedo" y atenta al agua que entraba en su vivienda, y Carmen Vergada, otra vecina, ha denunciado que ni el teléfono ni las alcantarillas de la localidad funcionaban y el agua entraba a su casa por el patio y salía por la puerta.

También numerosos comercios de Sueca se han visto afectados por el agua, que ha inundado sótanos y bajos, como una agencia de viajes, una peluquería o una tienda de trajes de valenciana, donde el agua ha alcanzado el medio metro de altura y ha causado importantes daños materiales.

Entre las nueve de la mañana de ayer a las nueve de hoy se han recogido 390 litros por metro cuadrado (l/m2) en el Azud de Sueca, pero 320 de esos litros se recogieron en tres horas, de las 16.30 a las 19.30 de ayer, y 144,4 l/m2 en una hora, entre las 17.00 y las 18.00 horas de ayer.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), la precipitación acumulada en una hora es la más alta desde que hay registros en la Comunitat Valenciana, a finales de los años ochenta, y se encuentra entre las tres más altas de España.

Las fuertes precipitaciones también han provocado el corte de cuatro carreteras, la N-332 en Cullera y otras tres comarcales, el cierre de colegios públicos e institutos de Riola, Sueca y Elche, y numerosos achiques de bomberos en zonas anegadas por la lluvia en estos municipios.

La Guardia Civil también ha auxiliado a cerca de 35 personas que se quedaron atrapadas en sus coches en las carreteras de acceso a las localidades de Sueca y Cullera, y a un matrimonio que no podía salir de su vivienda, situada en una zona de huerta, que había quedado inundada con un metro de agua.

Las principales organizaciones agrarias han asegurado que las lluvias han afectado a unas 3.000 hectáreas de arroz, cerca del veinte por ciento de la superficie cultivada en la Comunitat Valenciana, y han cifrado estos daños en unos cuatro millones de euros.

Por su parte, la consellera de Agricultura, Maritina Hernández, ha asegurado que las precipitaciones han sido "muy positivas" para los cultivos valencianos, especialmente para los cítricos, y que "no hay ningún motivo de preocupación para la cosecha de arroz".

En Sueca, algunas de las estaciones de bombeo instaladas para poder reutilizar las aguas de la Albufera en períodos de sequía se han puesto hoy en marcha para desaguar los arrozales, y si el tiempo mejora "se podrá recoger bien el arroz y la calidad no mermará", según han explicado los regantes de la zona.

Las zonas afectadas han sido visitadas por el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Ricardo Peralta, y el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, quienes han advertido de que el episodio de fuertes lluvias aún no ha terminado y han destacado la respuesta de las Administraciones para minimizar los daños.